El Cervantes emprenderá acciones legales contra Francisco Rodríguez

  • El teatro niega "rotundamente" que haya existido acoso moral y laboral

El Teatro Cervantes de Málaga emprenderá acciones legales contra Francisco Rodríguez, ex responsable de la temporada lírica y ex director del Festival de Teatro, por la denuncia presentada por éste ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC) por los presuntos delitos de acoso moral y laboral, algo que fue negado "rotundamente" por la sociedad.

Desde el Ayuntamiento indicaron que "la empresa no tiene conocimiento oficial de la papeleta de conciliación presentada por el trabajador". Sin embargo, y en relación con el escrito presentado ante el CMAC en el que Rodríguez acusa al gerente en funciones del teatro, Salomón Castiel, de relegarle supuestamente de sus funciones, reseñaron que "siempre se le han encargado funciones y tareas propias de su categoría profesional".

El Teatro Cervantes sí tiene conocimiento de sendos escritos dirigidos a sus órganos de administración y gestión, los días 7 y 11 de julio de 2008, "cumplidamente respondidos por la empresa el 16 de julio de 2008". "Rodríguez ostenta la categoría profesional de jefe de Negociado y las funciones que se le han encomendado se han correspondido con las propias de dicha categoría", informó en un comunicado el Teatro Cervantes.

En la legislación laboral vigente "la empresa viene obligada a respetar el contenido de la prestación del trabajador que se deriva de su categoría profesional". Por ello, éste "no genera un derecho inmodificable al desempeño de una responsabilidad concreta en la empresa, sino que ha de cumplir todas aquellas actividades que le puedan ser asignadas por la empresa y que se ciñan a los cometidos propios de su categoría profesional".

En cuanto a que su "marginación" le ha causado daños psicológicos que motivaron una baja laboral, se apunta desde el Cervantes que "en materia de prevención de riesgos laborales las empresas están obligadas a investigar las causas por las que sus trabajadores sufran daños derivados del trabajo, es decir, por accidentes de trabajo o enfermedades profesionales y adoptar, en su caso, las medidas oportunas. En los supuestos de enfermedad común -proceso en el que ha estado inmerso Rodríguez entre el 23 de enero y el 3 de mayo de 2008- no existe obligación de la empresa de adoptar medidas en el ámbito de la prevención de riesgos laborales", concluyó el Teatro.

Por su parte, el mismo Rodríguez puntualizó ayer que en ningún momento ha acusado a nadie de delito alguno y que "sólo se ha dirigido una demanda al Teatro Cervantes por estos motivos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios