Cincuenta años nada desordenados

  • Joan Manuel Serrat presentó este viernes en el Auditorio Municipal de Málaga su 'Antología Desordenada' con la que celebra cinco décadas sobre los escenarios. La sorpresa de la noche fue su dúo con la cantante israelí Noa

"Un servidor, Joan Manuel Serrat, casado, mayor de edad, natural de Barcelona" presentó ayer  su Antología Desordenada en el Auditorio de Málaga, un trabajo con el que celebra sus 50 años sobre los escenarios. El cantautor catalán inició su concierto a las 22:18. Sus primeros pasos sobre el escenario fueron saludados con un intenso aplauso por los alrededor de 3.000 incondicionales. Y arrancó.

Primero con El carrusel del Furo, tras el que agradeció al público malagueño su presencia: "Gracias por haber invertido una noche de sus vidas en compartirla con nosotros". Le siguió De cartón piedra. Después hizo un paréntesis para hablar con su público, recordó que 2015 es un año de efemérides. Desde el nacimiento de Ingrid Bergman al quinientos aniversario de la Fundación de la Habana, "que eso sí que es un acontecimiento". Una mujer le gritó que también eran los cincuenta años de Serrat sobre los escenarios. Se desgañitó tanto, que el cantautor le aconsejó serenidad para que no le diera un telele. "Que se nos jode el espectáculo", bromeó.

Y entonces fue al grano: "Dicen que 50 años no es nada, pero es mentira; tela, tela, tela". El catalán se mostró satisfecho por estos "cincuenta años ininterrumpidos en este oficio con el que disfruto, me aplauden y por el que me pagan. Eso sí es un acontecimiento". Y no es para menos. Su gira mundial le lleva a más de un centenar de escenarios.

Volvió a agradecer al público por estar en el Auditorio, "aunque seguro que me habéis acompañado muchos años". La noche acompañaba y en su intimista puesta en escena Serrat siguió desgranando las canciones que han hecho de él un músico imprescindible.

La sorpresa de la noche fue la presencia de la cantante israelí Noa. Ambos interpretaron a dúo Es caprichoso el azar y el público se puso de pie para darles las gracias con un cerrado aplauso. "España ha sido bendecida con 50 años de tu música y tu poesía", le dijo Noa al cantautor catalán.

Lejano queda aquel 18 de febrero de 1965 en que su vida dio un vuelco. Aquella mañana, un joven desconocido del barrio de Poble Sec acudió a Radio Barcelona a tocar con su guitarra. Así empezó a darse a conocer y con aquellos acordes se abrió las puertas de la discográfica Edigsa, la más influyente de la cançó catalana del momento. Y ya no paró.

Las primeras canciones fueron en catalán. De aquella época son Palaures d'amor o La Tieta. Dos años después de su paso por aquella radio, Serrat actuaba nada menos que en el Palau de la Música de Barcelona. Empezaba a ser profeta en su tierra.

Su decisión de cantar en castellano le granjeó las críticas de algunos colegas de la cançó catalana, pero le abrió las puertas de un público mucho más amplio. Así, aquel perito agrícola que de joven sexaba pollos, empezó a ser profeta más allá de Cataluña. Primero en España.

La polémica porque quería cantar en catalán en Eurovisión  levantó polvareda y agrandó su figura. Al final declinó acudir a aquel festival. Fueron tiempos difíciles. La censura franquista le cerraba puertas. Pero entonces América Latina empezó a abrirle su corazón. Un año de exilio reforzó aún más su relación con el público que hablaba español con otros acentos, desde los latinos de Estados Unidos hasta el último argentino de la Patagonia. Empezó a ser profeta allende los mares. Para los latinoamericanos, Serrat se situó a la par de sus cantantes nacionales, como Mercedes Sosa, Silvio Rodríguez o Rubén Blades.

Ahora, estos son algunos de los artistas con los que recupera dúos en su Antología Desordenada. También hay temas con Víctor Manuel, Miguel Ríos, Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, Dulce Pontes, Estopa, Noa, Mina, Soledad Giménez, Ana Belén,  Pablo Alborán, Pablo Milanés, Miguel Poveda, Lolita Torres y Carmen Linares. En total, 31 artistas que lo acompañan en un trabajo que recopila 50 años de una de las carreras musicales más fructíferas y queridas del habla hispana. Cinco décadas nada desordenadas en las que, con sus canciones, ha ayudado a muchos a crecer, que no a sentar cabeza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios