El Circo del Sol llama al grafiti malagueño

  • Uno de los contenedores que la compañía canadiense tiene en el Cortijo de Torres se llena de dibujos inspirados en 'Quidam'

Comentarios 4

El Circo del Sol ofrece en Málaga el espectáculo Quidam desde hace ya más de cuatro semanas, un show de inspiración urbana que pretende reflejar la falta de comunicación que aqueja a los habitantes de las grandes ciudades. Ese propósito lo comparten con el grafiti, que desde que adquirió un propósito artístico en la Nueva York de los sesenta, invade los espacios metropolitanos para denunciar esta misma situación. Conscientes del compromiso, muchas veces denostado, que los escritores de grafiti mantienen con su entorno, los responsables del Circo del Sol convocaron ayer junto a su carpa en el Cortijo de Torres a dos grafiterosmalagueños que, inspirados por Quidam, han cubierto con sus dibujos uno de los contenedores que utiliza la gira. Una vez finalizada la obra, este contenedor acompañará al circo en su recorrido por el mundo.

Francisco Moreno -Borja- y su compañero Lalo, llevan pintando en la calle desde hace más de diez años. Juntos forman un equipo, Los Dibus, y están muy orgullosos de lo que hacen.

Borja y Lalo eran dos quidam -transeúntes anónimos en latín- que un día decidieron abandonar su anonimato y expresar con ayuda de aerosoles lo que no podían decir con sus palabras. Su voces coloristas y disonantes han quedado impresas en las barriadas y puede que ayuden a otros jóvenes a romper su silencio y a ensayar nuevas formas de contacto con una sociedad cada vez más apática y atomizada. Ahora, El Circo del Sol les ha dado un espacio en su mundo. Y no están solos, también los niños del circo -los hijos de los artistas de Quidam- pintaron ayer con ellos, aunque sólo con tizas de colores.

Estos dos artistas del grafiti, Borja y Lalo, son conscientes de que su afición no es vista con buenos ojos por los más conservadores, pero eso no les desanima. También reconocen que no es fácil dedicarse profesionalmente al grafiti, "así que estamos pendientes de todas las ofertas que nos salen", afirma Lalo. Son el reconocimiento de sus colegas y la satisfacción del trabajo bien hecho lo que les impulsa a superar las dificultades, y esto les aleja de ser los vándalos que algunos dicen que son, pues el afán de superación y la aceptación del esfuerzo como valor capital es una virtud más propia en quien crea que en quien disfruta destruyendo.

El trabajo de estos dos creadores del spray recorrerá el mundo con El Circo del Sol, aunque aún se puede ver en Málaga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios