Cirugía estética y ciencia ficción en TV Málaga

  • 'Cuerpo a la carta' y 'Alan muere al final de la película' protagonizan la tercera jornada

El segundo Festival Nacional de Cine y Ficción para Televisión TV Málaga presentó ayer, en su tercera jornada, una historia sobre la cirugía estética y sus excesos, Cuerpo a la carta, de Alicia Puig, y otra sobre la ciencia en el futuro, Alan muere al final de la película, de Xavier Manich.

Alicia Puig recibió el encargo de escribir un telefilme para Canal 9 y decidió hacerlo sobre "la presión de la sociedad y la imposición de la belleza exterior", y para ello enfocó el tema desde cuatro perspectivas diferentes.

La primera es la de una mujer con sobrepeso que decide terminar con las dietas; la segunda, la de su hermana, obsesionada con la cirugía estética; la tercera la de una adolescente que quiere aumentar su talla de pecho, y la cuarta, la de otra mujer que cree que pasando por el quirófano podrá arreglar los problemas de su matrimonio.

Según Puig, en el proceso de elaboración del guión se le pidió que no tratara el tema "de forma truculenta", por lo que no presentó "ningún médico con mala praxis ni ninguna clínica clandestina, a pesar de que existen".

Esa mujer que continuamente busca mejorar su aspecto a través de la cirugía es interpretada por la actriz Neus Asensi, quien ha afirmado en rueda de prensa que todas las personas son "víctimas de la presión de la belleza, sobre todo las mujeres de todas las edades".

Asensi está a favor de la cirugía estética siempre "con la visión de mejorar o de sentirse bien, pero no como una obsesión o por el miedo a la vejez", y cree que en el mundo de las actrices "no hay prácticamente nadie que no pase por un tratamiento de belleza", porque sufren "una tiranía" en este aspecto.

Por su parte, Alan muere al final de la película se sitúa en el año 2036, cuando todas las personas conocen el día exacto de su muerte gracias a un estudio genético realizado al nacer, lo que condiciona todo el sistema social.

Xavier Manich considera que se trata de un telefilme "atípico", puesto que en este formato se suelen tratar "temas sociales, de inmigración o de maltrato", con el que ha querido criticar "el control del Estado sobre el individuo".

"La tecnología contribuye a esto, y nos venden que lo hacen para nuestra felicidad y nuestra seguridad", ha señalado Manich, que ha defendido el género del telefilme, porque "hay que producir buenos productos y olvidarse de adónde van dirigidos".

El protagonista de la historia es encarnado por Oriol Tarrasón, que ha señalado que, al sobrevivir a su fecha prevista de muerte, Alan "ya no cuenta para la sociedad y siente un vacío inmenso".

Su pareja en la pantalla es la actriz Ana Álvarez, que ha calificado a su personaje como "una mujer enamorada que no quiere iniciar una relación con un hombre que sabe que va a morir", aunque cuando no se produce el desenlace esperado le acompañará "a descubrir lo que ha ocurrido".

También está en el reparto el veterano Fernando Guillén, que cree que la industria del telefilme está "en un momento excelente, no sólo en Europa, sino también en Estados Unidos, porque en un 90% de los casos se hacen cosas más interesantes que en el cine".

Guillén considera "vergonzoso" que este tipo de productos, que son "de mucha calidad y muy dignos", se queden "en sus latas meses o años" sin emitir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios