Compartir la tierra y el cine como necesidad

  • Las cintas de los malagueños Jorge Peña, David Muñoz y Fernando Pozo se han estrenado en la Sección Especial

Comparten la tierra -Málaga de nacimiento o de adopción- y el cine como necesidad. Pero lo que les ha unido en estos días ha sido el Festival de Cine, que ha estrenado sus últimos tres trabajos. Fernando Pozo inauguró la Sección Especial de Documentales el pasado viernes con Smile. El domingo se proyectaron Los pájaros no tienen vértigo, de Jorge Peña y El mundanal ruido, de David Muñoz. Desde la búsqueda de los verdiales en los Montes de Málaga hasta el día a día de la discapacidad en dos familias, pasando por la investigación sobre su miedo de un director con acrofobia, el hilo que une películas tan diversas es la apuesta por sacar adelante propuestas propias, por contar esas historias que merecen la pena ser relatadas.

Jorge Peña descubrió su miedo a las alturas en un globo aerostático. "Entonces comencé una investigación para sumergirme en el por qué de la acrofobia, hablé con mis padres, con mi terapeuta, con la protagonista de mi anterior película... y en ese proceso descubrí que tenía miedo a exponerme, por lo que utilicé un alter ego, un actor, que se pone en mi piel", explica Peña. Al final Los pájaros no tienen vértigo, "más que un ensayo sobre el miedo, la historia te lleva hacia la parte más humana e intima de las cosas, los motivos subyacentes que mueven nuestras vidas", afirma el realizador para el que no existe ese límite entre la ficción y el documental. Durante tres años ha estado implicado con este proyecto que lo llevó a rodar a Nueva York, San Francisco, Estrómboli, Valencia, Madrid, Málaga y Barcelona, donde filmó con el actor Patrick Martino.

'El mundanal ruido', 'Smile' y 'Los pájaros no tienen vértido' fueron rodados en la provincia

Si Jorge Peña realizó un largo viaje para descubrir los paisajes que lo definían como persona, David Muñoz se adentró en los Montes de Málaga en busca de los verdiales de la mano de un auténtico explorador de 90 años. "José Luque ha estado grabando fiestas de verdiales desde los últimos 25 años, desde que se jubiló y necesitó emprender un nuevo proyecto personal", relata el director y productor de El mundanal ruido. Lo conoció escuchando una panda supo que tenía que ser su protagonista. Rodaron en la Axarquía, en Almogía y los Montes tras las huellas de verdialeros, de esa infancia perdida. "Encuentras los instrumentos por separados, las ruinas o restos del pasado campesino porque los verdiales ya no están en los montes, están en los escenarios municipales", agrega Muñoz. En la cinta introduce grabaciones de archivo además de las secuencias rodadas con José Luque y termina integrando el proceso cinematográfico al incluir la visión de la película por parte de tres críticos en el Centro Sperimentale de Roma.

Fernando Pozo no tuvo que irse lejos para hallar el compromiso, la valentía y la entrega de dos familias frente a la discapacidad. Intentado ser un mero observador, colocando una cámara lo menos invasiva posible, relata el día a día de Raúl, un chico de 14 años con parálisis cerebral y David, un niño de 4 con autismo moderado. Junto con Estefanía García, coguionista y responsable del sonido directo, "fuimos observadores, nos abrieron las puertas y los grabamos en la comida, en la hora del baño, en sus terapias, reflejar su realidad...", cuenta Pozo. El único componente de ficción que utiliza es al actor Manolo Carambolas como metáfora de Raúl y la voz en off de Vincent Sage que relata "lo que suponemos que piensa en cada momento", explica Pozo y comenta que el corto que empezó con la historia de David se hizo largo con la de Raúl con la intención de mostrar para "reducir el rechazo que produce lo desconocido".

La autofinanciación, la búsqueda de ayudas, la responsabilidad única son dones y castigos al mismo tiempo. "Nos da la libertad de hacer la película que quieres, tú decides cómo, cuándo y dónde", dicen. También les supone un desgaste. Aunque no tanto como para decir basta. La cámara seguirá rodando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios