Compromiso en la pantalla

  • Chus Gutiérrez, Diego Galán, Imanol Uribe, David Planell, José Luis García Sánchez y Ángel Sánchez-Harguindey debatieron en 'Cine con causa'

La mesa redonda Cine con causa contó ayer con la presencia de Chus Gutiérrez, Diego Galán, Imanol Uribe, David Planell, José Luis García Sánchez y Ángel Sánchez-Harguindey como coordinador, quien estuvo más interesado en ¡Hay motivo! que en debatir sobre la relación del cine con el compromiso político o social. "Existe un ejemplo espléndido en España, el documental o filme colectivo ¡Hay motivo!", la cinta con la que el mundo del cine denunció la política del Gobierno de José María Aznar antes de las elecciones de 2004.

Imanol Uribe recordó, a petición de Ángel Sánchez-Harguindey, el origen de ¡Hay motivo!: "Surgió en un festival de cine en el Sáhara. Pensamos en hacer algo por los saharauis. No fructificó, pero surgió un grupo. Luego, ante las elecciones, quisimos poner nuestro granito de arena con la situación: un panorama bastante terrible".

"Para mí el término es extraño y me sorprende un poco. Vivir ya es un compromiso", dijo Chus Gutiérrez, quien también participó en ¡Hay motivo!, de la que dijo que "quedó muy bien".

En palabras de Diego Galán, crítico y ex director del Festival de San Sebastián, quien filmó el epílogo de ¡Hay motivo!, el cine político es un "intento de transformación social", y matizó: "aunque sea ingenuo, utópico e inútil".

Con algo de humor, el director José Luis García Sánchez, ya un habitual de las mesas redondas del certamen malagueño, indicó que el cine "empezó siendo un entretenimiento hasta que se dieron cuenta el Papa y Lenin de que podía ser una herramienta de propaganda política".

El director y guionista David Planell aseguró que siempre le ha "interesado mucho" este cine, desde niño, aunque mostró su preocupación por la posibilidad de que "exonere de la responsabilidad como contadores de historias al parecer que basta la causa", porque en su opinión hay en estos casos "una tendencia a la condescendencia".

Pero todos estuvieron de acuerdo en que la calidad es fundamental para que se consiga transmitir el mensaje deseado en el denominado cine comprometido o "con causa", al que hay que exigir lo mismo que a cualquier otro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios