Confluencias revela al Brenan privado en una antología poética

  • La publicación que lanza la editorial malagueña con la colaboración del IML se presentó ayer en la Feria del Libro

Tras sacar a la luz los testimonios que dejó Gerald Brenan sobre su experiencia en la Primera Guerra Mundial en Diarios de la Gran Guerra, la editorial Confluencias continúa su empeño consagrado al escritor e hispanista con determinación. La siguiente entrega revela al Brenan más íntimo, el que escribía para sí, el menos celebrado y, por tanto, el que más divulgación merece: el poeta. La antología poética que el sello (nacido en Almería y extendido a Málaga gracias a Carlos Pranger) acaba de poner en circulación reúne una importante selección de textos inéditos que Confluencias ha rescatado con la colaboración del Instituto Municipal del Libro, y que tuvo ayer su presentación en la Feria del Libro de Málaga de la mano del propio Pranger (editor y traductor del volumen) y del director del IML, Alfredo Taján.

La antología poética se divide en tres partes: la primera está consagrada a El instante magnético, "el único libro de poesía que público Brenan, ya de manera tardía, en 1977", explicó ayer Pranger, quien ha respetado el prefacio y las notas originales en la edición. La aparición en el catálogo de Confluencias supone la primera traducción al español de estos poemas, "salvo algunos que aparecieron publicados en su día en la revista Litoral". La segunda, Poemas selectos del Archivo Español de Gerald Brenan, contiene una producción más amplia, con manuscritos realizados a lo largo de los años de los que se conservan, igualmente, toda suerte de anotaciones y correcciones. La tercera sección, incluida naturalmente en la segunda pero independizada aquí por razones obvias, se titula Las parodias de Ezra Pound y reúne la poesía satírica que escribió Brenan, lo que constituye, según Pranger, una singularidad mayúscula, respecto tanto al propio Brenan como a la literatura de su tiempo: "Brenan conoció a Pound en Londres durante la Primera Guerra Mundial y la impresión mutua fue nefasta. El primero decidió mofarse del segundo a través de estos versos que estuvo a punto de publicar Wyndham Lewis en su revista Blast. Pero, al final, Lewis fue llamado a filas y los poemas se quedaron en el limbo. Estos textos son especialmente reveladores porque escapan de la poesía trágica y romántica que cultivó Brenan. Y hemos decidido publicarlos separados de los Poemas del Archivo Español porque suponen un contrapunto muy interesante para el libro".

Pranger señala a Auden, Eliot y Rimbaud como las mayores influencias de Brenan, si bien "su gusto por la poesía satírica hace que su obra sea más difícil de catalogar". De cualquier forma, asistimos a un Brenan privado, "que a sí mismo se llamó 'poeta suspendido'. Pero es interesante comprobar que la poesía constituye un valor transversal en la obra de Brenan. Otros libros suyos más densos, como Ellaberinto español, recurren a elementos poéticos para hacer la lectura más llevadera", apunta en este sentido Carlos Pranger.

El idilio de Confluencias con Gerald Brenan no acaba aquí: "Publicaremos dentro de unos meses un breve ensayo de 1948 en el que Brenan ya anticipaba la llegada de la Monarquía parlamentaria en España y de un partido socialista moderado en el poder". Será un placer añadirlo a la estantería.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios