Conjura contra la amnesia

  • Los ganadores del Premio Primavera de Novela, Luis Sepúlveda y José María Beneyto, presentaron ayer sus obras en Málaga y conversaron sobre política y memoria

La tradicional presentación de los ganadores del Premio Primavera de Novela en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, que cada año se celebra en el marco de la Feria del Libro, tuvo ayer una importante carga de política y memoria histórica. Tanto la obra ganadora, La sombra de lo que fuimos del escritor chileno residente en Gijón Luis Sepúlveda, como la finalista, Los elementos del mundo de José María Beneyto, se prestaban a la conversación sobre regímenes políticos autoritarios y lo que la historia y el olvido han dictado sobre ellos.

Sepúlveda, autor de Un viejo que leía novelas de amor y otras obras consagradas como clásicos contemporáneos, consideró con respecto a Chile que la verdadera transición a la democracia "comenzará cuando haya una nueva Constitución", aunque espera que el modelo no sea el de la transición española, "que se sustentó en la amnesia". "No quiero que en Chile haya una amnesia como razón de Estado, porque los chilenos tienen ya madurez suficiente para conocer los detalles de su historia completa, sin omitir nada", afirmó Sepúlveda. Para el escritor, la Transición española "fue ejemplar en algunos sentidos, como el consenso social al que se llegó, pero cada país debe seguir su propio modelo".

Con respecto a la memoria y su relación con la literatura, Sepúlveda subrayó que hay una serie de escritores chilenos "que no han cejado en su empeño de reflejar toda una época que fue negada desde el punto de vista de la historia oficial", en alusión a la dictadura de Pinochet. "De 1976 a 1998, en los textos de Historia que estudiaban los chicos en Chile había un vacío que empezaba en 1970 y acababa en 1989. La única fuente de referencia eran las novelas, y la literatura cumplió un papel de guardiana de la memoria", destacó.

Por su parte, José María Beneyto, que sitúa Los elementos del mundo en la irrupción del nazismo, subrayó que es "enigmático e inexplicable cómo fue posible la seducción masiva del pueblo alemán" por Hitler, que diez años antes era "un personaje marginal". "Es un enigma cómo fue posible que un país tan civilizado y culto como Alemania en los años 20 cayera quince años después en la barbarie", afirmó Beneyto, que situó parte de los motivos en la crisis económica a modo de advertencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios