Cumpleaños con buena salud

Comentarios 0

Cuando la Clínica El Ángel inició su andadura un 29 de noviembre de 1982, los profesionales vivían aquellos días con mucha ilusión y cierta inquietud. "Era un centro sanitario de bastante envergadura y tenían que venir los pacientes", recuerda Francisco Hurtado, responsable del laboratorio. Ahora que la clínica cumple 25 años, esos miedos están más que superados. El Ángel atiende 50.000 urgencias y realiza unas 8.000 operaciones al año.

"Fue la primera clínica privada que se hizo de nueva planta y la primera que tuvo una UCI completa", recuerda su director médico, Manuel Viola. Por aquel entonces, El Ángel quedaba en el extrarradio. El crecimiento urbanístico la ha dejado ahora en plena zona de expansión de la ciudad.

Ayer, el centro organizó un acto para festejar el cumpleaños con sus 300 empleados. José Antonio Vila estaba allí. Él empezó a trabajar en El Ángel con apenas 17 años, cuando ni siquiera se había terminado de equipar: "Estoy orgulloso de haber trabajado 25 años aquí y del progreso de la clínica". El centro fue resultado de la fusión del Igualatorio Médico-Quirúrgico -que era un seguro médico de la época- con la cooperativa Asisa. El nombre lo tomó de la calle Ángel, en la que estaban ubicadas las oficinas del Igualatorio. El impulsor de la construcción de la clínica fue Francisco Carreño, hoy presidente de honor a nivel nacional de Asisa.

"Asisa es una cooperativa sin ánimo de lucro y los excedentes se reinvierten, por eso podemos seguir el carro de los avances tecnológicos", remarcaba ayer Viola. Entre esos equipos, el centro sanitario cuenta con dos resonancias magnéticas, un tac helicoidal y una cámara hiperbárica, la primera que existió en Andalucía.

Pero la renovación no sólo ha sido tecnológica. También la filosofía de trabajo se ha ido modificando. Al comienzo, la clínica sólo daba asistencia a los asegurados de Asisa. Con el tiempo, se ha ido abriendo a otras compañías de seguro, a conciertos con el Servicio Andaluz de Salud e incluso a pacientes privados. En lo estrictamente sanitario también ha crecido: hoy cuenta con todas las especialidades y tiene certificación de calidad tanto en sus áreas médicas como de gestión.

Viola, que aquel 29 de noviembre de 1982 estaba de guardia como médico de Urgencias, recuerda que entonces no había ni resonancia ni escáner. Los métodos diagnósticos han mejorado mucho desde entonces. Lo que no ha cambiado, dice, es el mimo con que la clínica trata a los pacientes.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios