Dani García presenta en Nueva York su propuesta de cocina interactiva

  • Los paisajes de Andalucía han inspirado las últimas creaciones del chef malagueño

El chef malagueño Dani García presentó ayer en Nueva York toda una propuesta de cocina interactiva, en la que sus novedosos y modernos platos se combinan con la presentación de los paisajes de Andalucía que le han inspirado su creación. "La degustación que he hecho en Nueva York se basa en conceptos que se ponen de moda en la alta cocina, y el tema de los paisajes es algo que siempre llama mucho la atención, sobre todo para nosotros, que hacemos una cocina culturalmente andaluza", declaró García.

El cocinero malagueño se dio a conocer en Nueva York, en el restaurante del Museo de Arte Moderno (MOMA), con una demostración gastronómica vanguardista ante medio centenar de periodistas especializados de Estados Unidos. Bajo el título de Paisajes de Andalucía, García -considerado como uno de los mejores cocineros españoles- ha introducido aspectos culturales de su tierra en la elaboración de los platos, que van desde una cerámica de Pablo Picasso para presentar una tostada de jamón ibérico y trufa, a los lunares escenarios del Torcal de Antequera, para un postre de mousse de chocolate y naranja con vodka.

García presentó así unas creaciones que, según los expertos, refuerzan su capacidad para utilizar texturas, temperaturas, colores y sobre todo sabores, con un estilo de cocina basado en la cocina tradicional andaluza. El cocinero, que ya es conocido en EEUU al haber sido nombrado Mejor Chef de 2006 por la cadena de televisión Food Channel, utiliza el nitrógeno líquido para texturizar sus platos, incluidos los postres.

Así el aceite de oliva, uno de los ingredientes preferidos de este cocinero que ha sido designado Mejor Chef del Futuro por la Academia Internacional de Gastronomía francesa, está presente en una de sus creaciones, el que ha denominado oro líquido, y que consiste en un pequeño lingote de mantequilla de ese componente esencial de la cocina española, decorado con caviar. Para García, se trata de un homenaje a uno de los ingredientes más valorados de la dieta mediterránea. "El lingote de oro de aceite de oliva, el fondo del mar, el Torcal de Antequera o la luna llena, son platos que llenan mucho en el sentido visual y técnico, aunque lo más importante es el gusto", dijo el cocinero. "El sabor es lo primordial, pero si encima podemos darle un toque diferente a nivel técnico y visual, muchísimo mejor", agregó.

El plato que ha titulado Fondo del mar es una ensalada de patatas andaluzas con microalgas y ostras, mientras que el que llama Luna llena sobre un mar de calima es una bola de chocolate blanco, vainilla, tangerinas y aceite de oliva. "Me siento muy feliz de estar en Nueva York. En Estados Unidos, la cocina andaluza, no es tan desconocida como parece", indicó. Para García, de quien los críticos elogian el esplendor y la renovación que ha llevado a la cocina, la utilización del aceite de oliva es una puerta de entrada en EEUU, ya que representa "una cocina mediterránea, muy saludable y natural".

"Haciendo un símil taurino, cocinar en Nueva York es como torear en Las Ventas", dijo el cocinero, que a sus 31 años no descarta abrir restaurante en la Gran Manzana, aunque aún "no hay un proyecto concreto". Los platos se presentaron junto a un espectáculo de luces y danza de la bailaora Chari, además de un vídeo explicativo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios