Daniel Picouly considera "imposible" un nuevo Mayo del 68

  • El influyente escritor francés acaba de publicar su última obra, '68, mon amour'

Un Mayo del 68 hoy sería "imposible", según aseguró el escritor francés Daniel Picouly, quien hace cuarenta años vivió a fondo en París aquel momento "mágico" que pasó directamente "de la Historia al mito". Para Picouly, que en este momento promociona en Francia su último libro, 68, mon amour, decir Mayo del 68 equivale a rememorar sus 20 años y un episodio histórico en el que "había sólo un papel de fumar entre el sueño de transformación social y la realidad". Reeditar aquellos acontecimientos, que durante tres semanas convirtieron el Barrio Latino de la capital francesa en un "paraíso", "sería hoy imposible" y "si hubiese un Mayo del 68 sería de la violencia, de la frustración, un Mayo del 68 de gente que diga que no tiene oportunidades". "La juventud de ahora es mucho más cínica y racional porque se enfrentan a la realidad, al paro, nosotros no, en aquella época no había paro. El progreso estaba delante de nosotros, era de nosotros", afirma Picouly, aún atlético y juvenil a sus 60 años.

Vital, expresivo y comunicador nato, una sombra de preocupación atraviesa su rostro al lamentar que ya no sea posible "soñar en este mundo como se soñaba en el 68" y que los jóvenes, como su hijo, no tengan la posibilidad de vivir "esa especie de momento paradisíaco". Esa circunstancia, lejos de echar tierra al mito, lo reforzará, "lo hará más fuerte, en tanto que sabemos que hoy ya no es posible". Lo que realmente da tanta fuerza y ha hecho durar el "mayo del 68" son las palabras y las imágenes asociadas a aquellos días.

"Lo que mejor atraviesa la historia son las palabras y las imágenes", subraya Picouly al recordar eslóganes tan famosos como Prohibido prohibir, Seamos realistas, pidamos lo imposible, La imaginación al poder y Cuanto más hago la revolución, más ganas tengo de hacer el amor. En el Mayo del 68 se vivió una extraordinaria efervescencia cultural, con una auténtica explosión de la utopía y del verbo, "con grandes intercambios verbales que a los franceses les gustan mucho". Picouly añade que en ese periodo, que como ocurre en todos los periodos turbios "la gente se queda al desnudo", "había un deseo extraordinario de hablar, de cambiar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios