Dulce melodía bajo la lluvia

  • El alicantino corta dos orejas al sexto toro. Impresentable corrida de Juan Pedro Domecq. Ponce y Castella, sin trofeos

La salida de la cabra con cuernos que hizo quinto convirtió la Maestranza en un polvorín. Increíblemente, Castella brindó su supuesta faena y los ánimos se apaciguaron. Y saltó el sexto, un animal de escaso trapío y muy noble. Al poco se abrieron las compuertas del cielo. Miraba con preocupación al cielo José María Manzanares antes de los lances de recibo. Luego, entre el telón de agua, el alicantino se explayó en una faena muy expresiva, una dulce melodía musical bajo la lluvia, acompañada por el tintineo de los goterones en los paraguas. Tomó la batuta de manera muy distinta a la de sus compañeros, por el centro del estaquillador y dirigió de frente, dando el medio pecho al toro. Los muletazos iniciales, con armonía, con sutil gracia mediterránea a orillas del Guadalquivir, se cerraron en una trincherilla inconmensurable. Descendió la intensidad en otra tanda por ese pitón. Por la izquierda, muletazos de gran calidad con la lluvia arreciando. No se escuchaban palmas, pues las manos estaban ocupadas en sujetar los paraguas. Pero crujían los oles ¡Ole, ole, ole! Cuando tomó de nuevo la derecha cayó agua con rabia. Manzanares en ese momento estaba transportado, sacando un sonido aquí y otro allá, un muletazo de mano baja con la diestra, con mando, o un pase de pecho profundo, cuando no un cambio de mano deslumbrante. Circular invertido. Y como propina, toreo parsimonioso por la cara, con adornos de altura. Cuando caminaba hacia las tablas para coger la espada, el amarillo albero se había transmutado en una graciosa tarta color de caramelo. Dulce como caramelo había sido una faena musical coronada con una estocada y premiada con las dos orejas. Miró de nuevo al cielo Manzanares. No era por la lluvia. Quién sabe. Quizás le preguntaba a su tío Manuel Samper, fallecido recientemente y por el que lucía crespón negro en el brazo izquierdo, si le había gustado la faena. Quizás le preguntaba al fiel mozo de espadas de su padre -el maestro retirado Manzanares-, si este es el camino que debe seguir para alcanzar los sonidos insondables del arte del toreo. Seguramente le respondería que sí. Al menos, al público, le encantó. Y aunque los paraguas tapaban los pañuelos, la petición de trofeos fue unánime.

Manzanares tuvo que lidiar a su primero de las rayas hacia adentro, cuando arreciaba un fuerte vendaval. Apenas cosechó palmas en una tanda con la diestra con un toro que resultó muy soso.

Enrique Ponce lidió un primer astado anovillado, que fue protestado por ello, y que era almíbar puro, pero sin poder alguno. En los tercios, descubierto con peligro por el viento, estuvo entonado y fue protestado por el abuso del pico.

El cuarto, un inválido, fue devuelto. Saltó otro animalito sin fuerzas, que perdió las manos. Hubo protestas. La presidenta, que un día más estuvo desacertada, cambió el tercio de varas con un simple picotazo. La bronca fue sonora, pero no hizo mella en María Isabel Moreno, que aprobó un encierro de Juan Pedro Domecq impropio para la plaza de Sevilla. Ponce, ante los gritos de ¡Fraude! y ¡Estafadores! cortó por lo sano. El valenciano, máxima figura del toreo, dio ayer un petardo de órdago al venir a la Maestranza con esa porquería de ganado.

Sebastián Castella, con más voluntad que acierto, se empeñó en torear en los medios, cuando Eolo se asomó para sumarse a la lidia de un segundo animal sin poder alguno, con el que se realizó un paripé en el tercio de varas. El francés aguantó coladas y coladas.

El quinto, una cabra que ni se tapaba con la cara, tenía menos trapío que los novillos que sueltan a los chavales en las becerradas nocturnas de julio en la Maestranza. Primero, palmas de tango. Luego, algunas protestas. De nuevo, la presidenta pasó. Sin estar preparado el picador, el torete derribó a la cabalgadura. Eso sirvió para que los ánimos se enfriaran. No hubo otra entrada al caballo. Castella brindó su labor. Pase por la espalda en los medios. Con la izquierda, un par de muletazos templados y dos trincherillas graciosas. Sonó la música como si allí estuviéramos ante la grandeza de la Fiesta, con el toro-toro. Luego, derechazos, un arrimón, un circular invertido. Como si nada importara el trapío, aquí paz y después gloria. Únicamente el grito sarcástico de ¡Indulto!. Un pinchazo antes de la estocada frenó a otros entusiastas que habían jaleado parte de la faena.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios