Elegancia, glamour y reivindicaciones en la alfombra verde de los Goya

  • Alex de la Iglesia recibió a González-Sinde y a todos los invitados, entre otros Penélope Cruz, Paz Vega, Maribel Verdú o Luis Tosar.

La elegancia y el glamour fueron los protagonistas en las horas previas a la ceremonia, marcada, además de por los aplausos y gritos de "guapa, guapa" a las más atrevidas, también por algunos manifestantes de toda índole, que reivindicaban la libertad en Internet, apoyaban al juez Garzón o criticaban las subvenciones al sector.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde (vestida de Amaya Arzuaga), presenció en el patio de butacas la Gala, al igual que el director general del ICAA, Ignasi Guardans. Entre los invitados institucionales, también el ministro de Industria, Miguel Sebastián, Leire Pajín, secretaria de organización del PSOE, o Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia acudieron a la cita más importante del año con el cine español.

González-Sinde dijo estar muy contenta y que todo esta noche era para ella "una sorpresa", puesto que este año acude en calidad de ministra y no de presidenta de la Academia. Calificó de "increíble" la cosecha de películas españolas este año, "con películas de los grandes". Por otra parte, dijo que no esperaba las protestas a la entrada del Palacio, pero dijo que era "algo normal" por la atención que se presta a los Premios Goya.

Los primeros en llegar fueron el maestro de ceremonias, Andreu Buenafuente, acompañado de su colaboradora habitual la actriz Silvia Abril. "No estoy nervioso y es bonito que conviva el mundo de la televisión y el del cine", opinó el presentador de la Gala, cuya intención era que los espectadores se entretuvieran con un espectáculo marcado por el humor y las sorpresas.

También el presidente de la Academia, Álex de la Iglesia, vestido de Guzmán, recibió a los invitados y comentó a su llegada al recinto que todo el equipo de la Academia estaba trabajando para hacer "la mejor ceremonia posible". "Pero, si no, tampoco pasa nada", bromeó. Otra clave para la Gala, en palabras del actor Eduardo Noriega, fue que sea una noche "con premios repartidos".

Penélope Cruz, con un vintage en color blanco de Versace, atrajo toda la atención de los fotógrafos. La actriz, nominada al Oscar por Nine, competía como Mejor Actriz por 'Los abrazos rotos', de Pedro Almodóvar, ausente en la cita y nominado en cinco apartados.

"Celda 211' hasta la muerte"

El equipo de Celda 211, la favorita de la noche con 16 posibles premios, llegaba al Palacio capitaneado por el director Daniel Monzón. Marta Etura, vestida de rojo, destacaba entre sus compañeros de reparto. También posaron ante los flashes Carlos Bardem, de Armand Basi (quien comentó que apostaba "por Celda 211hasta la muerte"); Alberto Ammann, de Dolce & Gabana, Antonio Resines, y Luis Tosar ("estoy feliz y relajado" dijo) todos ellos nominados.

También llegó puntual Alejandro Amenábar, que con Ágora optaba a 13 Goya. El director y guionista dijo estar "relajado" y con las expectativas de premio medio bajas". "Se lo va a llevar todo Monzón", opinó.

Por parte de El baile de la Victoria (9 candidaturas a Goya), Fernando Trueba llegó a la ceremonia junto a la actriz protagonista de su último filme: Miranda Bodenhofer. El director, productor y guionista dijo que su máxima expectativa era irse a tomar una copa con sus amigos cuando termine la Gala. Tampoco se mojó y dijo que había muchas películas buenas este año.

Maribel Verdú, candidata al Goya a la Mejor Actriz por Tetro, muy elegante de Nina Ricci, llegó de la mano de su esposo, Pedro Larrañaga. "No estoy nerviosa ya tengo un Goya", afirmó. Por su parte, otra candidata al Goya a Mejor Actriz, Lola Dueñas (Yo, también), posó acompañada de su compañero de reparto y también candidato al Goya Pablo Pineda. Ambos apostaron porque sería la noche de Celda 211. "No sé si ganaré, pero me he traído una chuleta por si acaso", reconoció Dueñas.

También Daniel Sánchez Arévalo, con "las expectativas justas" para la noche, llegaba acompañado del equipo de Gordos, entre ellos las actrices Pilar Castro (por la que todos sus compañeros apostaron para llevarse el premio a la mejor actriz de reparto), Verónica Sánchez, Fernando Albizu y Raúl Arévalo. Todos ellos candidatos al Goya, como Leticia Herrero, que llegaba minutos después vestida de azul. "Apuesto por Marc Coll y por 'Pagafantas'", declaró la actriz.

La también nominada como actriz revelación Blanca Romero (After), muy guapa con un vestido blanco y negro, también hizo acto de presencia en el Palacio, acompañada del director Alberto Rodríguez.

La actriz y también modelo Bimba Bosé (El cónsul de Sodoma), vestida de un llamativo color amarillo huevo a juego con su cabellera, llegó junto a Ruth Gabriel y el director Sigfried Monleón. Más tarde hizo acto de presencia el actor Jordi Mollá, candidato al Goya como mejor intérprete (al llegar se abrazó a De la Iglesia), dijo que llevarse el premio era "muy difícil". También posaron frente a los fotógrafos el equipo de Pagafantas, con Borja Coneaga a la cabeza y el actor Gorka Otxoa. 

Muchos invitados

Muchos desfilaron por la ya tradicional alfombra verde. Se pudo ver a personalidades del mundo del cine y la cultura como Paz Vega (de Hannibal Laguna), la Miss España María Reyes, Marisa Paredes, Chus Gutiérrez, Dafne Fernández, la que fuera ministra Carmen Alborch, Emma Suárez, Fernando Guillén, Icíar Bollaín, Belén Rueda, Eduardo Noriega, María Botto, Oscar Jaenada, Silvia Abascal, Enrique Villén, Juan Diego, Mario Casas, Gonzalo de Castro, Leticia Dolera, Juan Diego Botto o Daniel Bruhl.

Este año, la invitada más elegante de los Goya fue distinguida con el galardón la Maja de los Goya, un premio consistente en una joya de Carrera y Carrera, que reconocerá a la figura femenina más relevante de la Gala. Este premio se entregará el próximo 25 de febrero en la sede de la Academia de Cine.

Como ya ocurriera otros años, Zapatos de España se ha prestado para calzar a los anfitriones de la noche. Ellas han preferido los modelos peep toe con plataforma, mientras que ellos, más clásicos han sido fieles a los blucher en tonos oscuros. Los diseños de Hannibal Laguna, Armand Bassi, Victorio y Luchino o Lorenzo Caprile fueron algunos de los elegidos por los invitados para vestirse esta noche.

Noche de reivindicaciones

Pero, además de frío, algunos aprovecharon para hacer sus reivindicaciones a la puerta del Palacio. Por un lado, los trabajadores de TVE con carteles en los que se leía "No a la externalización del trabajo en RTVE". Por otro, un pequeño grupo de personas que portaban pancartas en las que se podía leer "Ladrones. Subvenciones no" acompañaron con pitos y gritos sus quejas al sector del cine: "Vivir de vuestro trabajo, no del trabajo de los demás, panda de vagos" o "Ladrones, ladrones".

También se congregaron a las puertas del Palacio Municipal de Congresos ciudadanos a favor de la libertad en Internet. Desde la plataforma Libertad 2.0, el blogger Pablo señalaba que estaban allí para llamar la atención. "Pero no estamos contra la cultura, nos gusta la cultura y la propiedad. No queremos hablar mal de la Cultura. Estamos a favor de la cultura, de los artistas de la propiedad y de la libertad en Internet", señaló.

Pancartas contra la SGAE o de Derechos a Vivir contra el aborto, se mezclaron con las reivindicaciones de un grupo de manifestantes, que han reclamado el fin de la persecución contra el juez Baltasar Garzón y el fin de la impunidad para los crímenes de la dictadura franquista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios