Elena Anaya se lanza al cine de acción francés con la trepidante 'A bout portant'

  • Dirigida por Fred Cavayé, la actriz presentó ayer en la Mostra de Valencia su segundo viaje al cine galo

A cuatro meses de que el público la vea nuevamente como chica Almodóvar en La piel que habito, Elena Anaya presentó ayer en la Mostra de Valencia su segundo viaje al cine francés con A bout portant, un trepidante thriller de acción donde la actriz palentina explota al máximo su expresividad. Dirigida por Fred Cavayé, responsable de Cruzando el límite -sobre la que Paul Haggis hará una versión protagonizada por Russell Crowe-, A bout portant compite en la sección oficial del certamen valenciano, volcado ahora al cine de acción y aventuras, con el crédito de su éxito de taquilla en Francia y de la treintena de países que podrá disfrutar de este homenaje al cine policíaco.

La película narra cómo la embarazada Nadia (personaje interpretado por Anaya) y su marido, el aspirante a enfermero Samuel (Gilles Lellouche), se ven involucrados en un turbio enredo de corrupción policial y juegos a tres bandas con bandas callejeras y mafias organizadas, todo ello marcado por el asesinato de un importante empresario. El secuestro de Nadia y la conversión de un tipo normal que era su marido en el improvisado héroe que requiere la situación límite en que se ven abocados marca el ritmo de la cinta, que homenajea en 85 minutos plagados de persecuciones urbanas -callejeras, hospitalarias y hasta en el metro- al mejor thriller de acción. Elena Anaya confesó que aceptó el papel tras ver las grandes posibilidades del guión de A bout portant y ver el cortometraje de Cavayé J (2000).

"Me fascinó", señaló la protagonista de Lucía y el sexo o Habitación en Roma, cuya nueva experiencia con el cine galo (en 2008 debutó en Francia con L'instinct de mort ha sido "fantástica", aunque insistió en que "no se puede generalizar" a la hora de valorar si en un país se trabaja mejor que en otro. Solo hizo una salvedad, que a los extras, aseguró, se les trata en Francia "como unos actores más, no como relleno" de la película. Y es que en A bout portant hay escenas de gran complejidad técnica, más propias del cine de acción estadounidense, con gran cantidad de figurantes y escenarios muy concurridos; según relató su director, ese hándicap pudo ser salvado en parte gracias a un presupuesto "cómodo" y a un ajustado plan de rodaje (50 días y solo cinco minutos de metraje no incluido en el montaje final).

"Desde el principio quise que fuera una película lúdica, que diera placer al espectador y fuera interactiva, como una montaña rusa" gracias a la trama cruzada de personajes y situaciones, ha dicho. Sobre su elección para el papel de Nadia, Cavayé confesó que Anaya fue su principal elección de entre 150 candidatas, mientras la actriz agradeció que su rol hable poco (ella no domina el francés) y que, se base en miradas, los gestos de su cuerpo o la expresividad en determinadas situaciones. "Y ésa era yo. Fue bonito hacerlo", reconoció.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios