La Escuela Bolera deja su huella en Málaga

  • Blanca Li y Ángel Pericet ofrecieron ayer una charla sobre el género en el Museo Picasso

En la herencia artística de Andalucía, la Escuela Bolera tiene un papel protagonista. Instaurada en el siglo XVIII dentro del repertorio de danzas tradicionales, fue en el XIX cuando empezó con su proyección internacional primero como baile de candil, para pasar luego a representarse en los cafés cantantes y, ya en el siglo XX en los tablaos. Ayer, desde el auditorio del Museo Picasso de Málaga, el maestro Ángel Pericet ofreció una clase magistral del género, dentro de los actos programados por la III Muestra de Danza de Andalucía (MUDA).

Acompañado por la coreógrafa granadina Blanca Li, directora del Centro Andaluz de Danza (CAD), Pericet ilustró las claves de esta disciplina con el baile de algunos de los alumnos de Baile Español del CAD.

"La Escuela Bolera es pura técnica se basa en posiciones de brazos y trenzados cada vez más complejos", explicaba Pericet. A finales del XIX los cuadros boleros ya se alternaban con el flamenco, recordaba el maestro, y ya en el siglo XX sólo el baile conocido como panadero (una de sus modalidades puntales) continuó representándose e incluido en los montajes goyescos.

A principios del siglo XX la familia Pericet realizó algunos cambios en la presentación de la Escuela Bolera. Adoptaron la postura vertical, con los brazos sobre la cabeza y el uso de altas elevaciones de las piernas. "Es milagrosos que estas danzas hayan llegado hoy prácticamente con las mismas coreografías que hace 150 años", subrayaba Pericet.

La Escuela Bolera floreció en el siglo XIX en las academias de Málaga, Sevilla, Cádiz, Granada, Jerez de la Frontera, Barcelona, Madrid y Valencia. Fusionaba las danzas folclóricas regionales con los pasos de ballet clásico que se enseñaban en los estudios.

"La seguiriya es la que ocupa más amplitud en el repertorio de la Escuela Bolera", matizaba el coreógrafo. Cada provincia tenía las suyas "y la seguiriya sevillana es la que hoy se conoce como sevillana a secas", aclaraba Pericet, director adjunto del Ballet Nacional de 1983 a 1985.

Hace un año el CAD inauguró oficialmente el Aula Pericet con el fin de preservar y transmitir las danzas de la Escuela Bolera. Con esta iniciativa, su directora, Blanca Li, cumple un mandato parlamentario realizado hace años cuando todos los grupos políticos apoyaron la conservación de esta disciplina, y continúa el trabajo iniciado por el maestro Granero, su antecesor al frente del CAD.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios