España lleva a Venecia su apuesta por el desarrollo arquitectónico sostenible

  • La eficacia energéctica se convierte en uno de los ejes temáticos del pabellón español en la muestra

España presentó hoy en la XII Exposición Internacional de Arquitectura de Venecia su apuesta por el desarrollo arquitectónico sostenible para el futuro, ilustrada con un sobrio pabellón en el que los jóvenes y la eficiencia energética son los claros protagonistas. La propuesta española, que cuenta con un espacio expositivo propio en los Jardines de la Bienal de la Ciudad de los Canales, se basa en las iniciativas presentadas al último concurso Solar Decathlon Europe, en el que instituciones académicas de varios países presentan proyectos de construcciones eficientes gracias al aprovechamiento de la energía del sol.

Este concurso se celebró por primera vez este año fuera de Estados Unidos, en concreto en Madrid del 17 al 27 de junio, y por ello el Ministerio de Vivienda de España ha decidido llevarlo a Venecia como su apuesta más clara por los jóvenes arquitectos y por una nueva forma de construir. "En esta ocasión España ha querido mostrar el camino que hemos emprendido para dibujar un futuro para todos los ciudadanos", explicó el secretario general de Vivienda de España, Javier Eugenio Ramos, quien inauguró el pabellón español en presencia del embajador en Italia, Luis Calvo. "En un momento de tránsito en un modelo de desarrollo que ha mostrado que es vulnerable, sobre todo con la crisis financiera, hemos decidido pasar a un modelo social, más solidario en relación con los demás, pero también con el medioambiente", agregó.

Precisamente en ese momento de crisis y de ajuste presupuestario España ofrece en la Bienal de Venecia una exposición algo austera, pero cargada de contenido, una apuesta por el futuro titulada Arquitectura entre límites que hace alusión, precisamente, a esas fronteras que han de marcarse en el desarrollo arquitectónico para evitar desastres paisajísticos y medioambientales. "Arquitectura entre límites son los que nos vamos a marcar. No va a ser cualquier cosa, por mucho que se pueda pagar. Y sorprenderemos dentro de poco tiempo con la creación de un nuevo modelo de desarrollo en este momento de tránsito", comentó el secretario general.

"Todos somos conscientes de los excesos que ha sufrido el país, el despilfarro energético y el abuso de recursos", añadió Ramos, quien explicó que a él no le sirve el siglo XX "más que por la experiencia acumulada", que lo suyo y lo de su Ministerio es una mirada hacia el futuro.

En ese tiempo venidero es en el que entran en juego los jóvenes que participaron en el Solar Decathlon Europe, una iniciativa bienal que volverá a celebrarse en Madrid en 2012 y que da muestras, según el secretario general de Vivienda, de cómo "el conocimiento y la investigación pueden contribuir a mejorar el futuro".

En la sala central del pabellón español en la Bienal de Venecia, que se celebra del 29 de agosto al 21 de noviembre, se sitúan las doce maquetas correspondientes a los proyectos de las universidades extranjeras para ese último Solar Decathlon Europe, en el que el vencedor fue el Instituto Político y Universidad Estatal de Virginia (EEUU). La sala lateral alberga los proyectos de las cinco entidades académicas españolas que participaron en el concurso: el Instituto de Arquitectura avanzada de Cataluña, la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, la Universidad Politécnica de Cataluña, la Universidad de Sevilla y la Universidad de Valladolid.

Según explica el Ministerio de Vivienda, que también ha llevado a Venecia imágenes de las bibliotecas españolas dedicadas a la Arquitectura, los grupos de trabajo de estas instituciones siguen desarrollando los proyectos presentados a concurso para incorporar otras energías alternativas, otros materiales y otras técnicas que puedan acompañar a la eficiencia solar que proponen. Entre las propuestas de España en su pabellón de la Bienal de Venecia figuran además frases de reconocidos arquitectos españoles, como César Portela, Premio Nacional de Arquitectura en 1999 y quien también apuesta por el respeto medioambiental en la construcción. "Aprovechando la actual situación de crisis, sería bueno dejar a un lado tanta tontería y apostar por una arquitectura más pragmática, más libre, más viva y a la vez más racional. Más respetuosa con el entorno y más afectuosa con sus usuarios; una arquitectura menos dogmática y menos represiva", comenta Portela.

mcs/cps/mcm

(foto) (vídeo)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios