Cuando la Europa del siglo XX eclipsó a las guerras napoleónicas

  • Historiadores señalan que mientras España recuerda el 2 de mayo, otros países invadidos por los ejércitos de Napoleón tienen más presentes conflictos posteriores

La guerras napoleónicas, recordadas este fin de semana en España en numerosos actos conmemorativos del alzamiento popular del 2 de mayo, no han dejado tanta huella en otros países de Europa que vivieron en el siglo XX conflictos más dolorosos. El bicentenario está dando lugar en España a muchas celebraciones y debates en parte -como señalan historiadores y medios extranjeros- porque fue la última invasión extranjera que vivió este país (si bien la Guerra Civil fue un preludio de la II Guerra Mundial) y porque coincide con el debate sobre la identidad española.

Pero, como señaló Fabrice Larat, investigador del Centro de Estudios Europeos de Mannheim, en otros países de Europa que fueron invadidos por los Ejércitos de Napoleón se tiene un recuerdo menos fuerte y negativo de aquella época "porque desde entonces se han vivido cosas mucho peores". Incluso en Rusia, donde la batalla contra Napoleón fue una gran gesta patriótica que presagió la que se llevó contra Hitler, se relativiza la gravedad de lo ocurrido hace dos siglos a la luz de la I y la II Guerra Mundial.

El propio Stalin contestó en 1941 a quienes comparaban a Hitler con Napoleón que sería "comparar a un gato con un león", y que, mientras Napoleón "combatió las fuerzas reaccionarias apoyándose en las progresistas", Hitler hizo lo contrario.

La violencia sufrida por España durante las guerras napoleónicas, señala por su parte Pedro Barceló, profesor de la Universidad alemana de Postdam, fue menos grave que lo que vivieron, por ejemplo, Rusia o Italia. Lo que hace que los desastres de la guerra de España se hayan grabado en la conciencia colectiva con los dibujos de Goya.

Por otro lado, mientras en España el absolutismo barrió las aportaciones positivas de franceses y afrancesados, en otros países, explica Barceló, "se absorbieron" las propuestas progresistas. En Baviera se creó una Monarquía que no era de corte absolutista, sino de talante constitucional, y la aristocracia se unió a la burguesía para crear progreso" en muchas zonas alemanas. "Salvo en Rusia, en España y en Inglaterra el ideario reflejado en el código civil que lleva el nombre de Napoleón se integró en los sistemas propios", añade. Por otro lado, el nacionalismo que brota en España o Rusia contra la invasión extranjera tiene consecuencias distintas en naciones dominadas hasta entonces por otros imperios (como Grecia o Polonia) o fragmentadas (caso de Alemania o Italia).

"Siempre se abusa de la Historia para encontrar respuestas a preguntas actuales", dice Barceló.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios