La Feria del Libro se reivindica como fiesta en su jornada inaugural

  • Los libreros y editores esperan atenuar con este encuentro, que se prolongará hasta el 12 de junio, un año de pérdidas notables en el sector · El alcalde valoró ayer la colaboración entre administraciones

Comentarios 1

Málaga inauguró ayer en el Paseo del Parque la 41 edición de la Feria del Libro, un gran encuentro que se mantendrá hasta el próximo domingo 12 de junio y que persigue el objetivo de acercar las publicaciones a los lectores, en la que se desarrollaran diversas actividades tales como talleres, presentaciones de libros o una ludoteca. El representante de los editores malagueños, Francisco Argüelles, apostó ayer en la inauguración por ver este evento como "una fiesta" donde sacar los libros "del santuario de las librerías" y verlos en la calle. "El tema de la feria no es para nada comercial", precisó la coordinadora de las actividades, María del Carmen Moreno, al tiempo que añadió que "aquí no venimos a ganar, venimos a presentar, a que los libros estén en la calle y a disfrutar".

Sobre las actividades, Moreno subrayó el carácter pionero de Málaga a la hora de realizarlas, ya que se llevan desarrollando desde el año 1979. En este sentido, el alcalde electo de Málaga, Francisco de la Torre, señaló que las actividades "básicas" están y la oferta "es igual de fuerte y potente que siempre", insistiendo que desde el Consistorio se ha mantenido el catalogo de novedades y esfuerzo de presentación de libros. De la Torre abogó por posicionar la Feria de Málaga aún "más alto" de donde se encuentra, para que tenga "más prestigio" y esté "en vanguardia de las que hay en España", haciendo hincapié, no obstante, en la consolidación de este evento. Por último, destacó la colaboración de las distintas administraciones para que el Paseo del Parque "sea una feria y una fiesta del libro y de la cultura" con casi 40 expositores. Por su parte, la delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Remedios Martel, indicó que con una feria como ésta se pone encima de la mesa "lo que significa la lectura", además de la apuesta "fuerte y decidida" por una provincia cultural como la de Málaga. Asimismo, Martel abogó por fomentar la lectura para que la cultura "sea un elemento fundamental para esta sociedad que necesita incrementar su lectura" y subrayó que la Junta ha seguido manteniendo el apoyo a esta feria con "una magnífica programación; seguimos apostando por la Feria del Libro de Málaga porque estamos convencidos de que la ciudad tiene ese potencial", afirmó.

En relación con el sector editorial, Argüelles, quien subrayó la crisis que existe en el sector de los libros, señaló que la cifras de ventas han descendido un 12% en el 2010 con respecto a 2009, y además, las perspectivas para el 2011 tampoco son nada halagüeñas, ya que el primer semestre seguirá cayendo la venta del libro. "Una feria del libro no soluciona todo el año", señaló Argüelles, mientras que el representante de la librería Prometeo y Proteo, Jesús Otaola, afirmó que este evento "es un acto puntual que ayuda a que el libro esté más cerca de los lectores sacándolos de las librerías y estando en la calle, aunque la solución definitiva no es". No obstante, ambos esperan que las cifras que arroje esta feria ayuden, aunque "los antecedentes en otras no han sido ni para alegrarse ni buenas, han sido preocupantes". Lo cierto es que tanto la Feria del Libro de Sevilla como la de Cádiz y de Granada han cerrado recientemente sus ediciones con pérdidas. Málaga espera que el retraso hasta junio (tradicionalmente ha comenzado la última semana de mayo) se traduzca en una mayor afluencia de público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios