Fernando Colomo sitúa Madrid y Barcelona como 'Rivales'

Que el fútbol mueve la bola del mundo no es novedad y que sirve de inspiración para su retrato fílmico tampoco. Pero en el caso de Fernando Colomo, el deporte rey le vale como excusa para experimentar con un género nuevo, la road movie. Ayer presentó en el Foro de Proyectos del festival Rivales, una comedia ácida con guión de Joaquín Oristell e Inés París, en fase de postproducción y que prevé su estreno para verano, "pero dependerá de contra quién vamos a competir en cartelera", matizó el cineasta.

Por lo pronto, en pantalla compiten dos eternos contrincantes Madrid y Barcelona "dos ciudades, dos equipos y dos formas diferentes de entender la vida", resumió Oristell. Entre los once actores protagonistas se encuentran Rosa María Sardá, Santi Millán, Ernesto Alterio, Gonzalo de Castro, María Pujalte y Juanjo Puigcorbé.

La trama gira en torno a dos equipos de fútbol juvenil, uno de Madrid y otro de Barcelona, que viajan con sus familias para asistir a la gran final en Sevilla. La rivalidad se extiende a padres e hijos adolescentes y a parejas de distinta afinidad. Como comentó Colomo, el 80% de la cinta está rodada en carretera, "una dificultad añadida", puntualizó.

Puigcorbé llamó la atención sobre el hecho de repetir el personaje de un madrileño siendo catalán. "Me pasó en Mi hermano del alma y ahora aquí. Es curioso". Sardá aseguró que "con este futbolín podemos esperar lo mejor". De Castro compartió la misma sensación de haber transmitido en pantalla "lo que ocurrió en el rodaje, si trabajar así es hacer cine es muy divertido", aseguró.

Santi Millán interpreta al dueño de una bodega, viudo y con un hijo que juega en uno de los equipos. Ernesto Alterio es otro de los padres, un vendedor de cava catalán en Madrid. Y así hasta contar cinco historias, una a continuación de la otra.

Preguntado por el recurso de reflejar una tensión en vigor en el panorama político y social del día a día, Colomo apuntó que "hay rivalidades que se hinchan, potenciada por sectores empeñados en ello. La prueba de que no es real está aquí, catalanes y madrileños haciendo cine juntos", sostuvo. Oristell reconoció que "lo políticamente correcto es no hablar de esa rivalidad y esta historia sí lo hace", concluyó. Como nota a pie de página el guionista afirmó que Rivales es de "las pocas películas españolas que iría a ver con mi hijo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios