El Festival de Música Antigua busca sede estable para la edición de 2009

  • La organización celebra el éxito de público del ciclo recién clausurado, con un nivel artístico "por encima de lo esperado"

El éxito de la recién clausurada cuarta edición del Festival de Música Antigua de Málaga, organizado por la Orquesta Filarmónica de la ciudad (OFM), ha garantizado para el año próximo una quinta edición de la que se pueden esperar importantes novedades. La más destacada podría ser una sede estable para un certamen que durante el último mes ha conquistado diversos espacios, como La Alcazaba (en diversos emplazamientos de la fortaleza), la iglesia de San Agustín, la Basílica de la Victoria, el Ateneo y el Teatro Cánovas. Así lo confirmó el gerente de la OFM y primer impulsor del certamen, Juan Carlos Ramírez, quien indicó, no obstante, que algunas de las sedes ya sumadas seguirán participando en el programa como "espacios consolidados para la música antigua".

La búsqueda de una sede más estable responde, principalmente, al problema de las colas que se forman en los distintos emplazamientos antes de cada concierto, situación que, como apuntó Ramírez, "se da sin más remedio en los aforos de capacidad reducida que ofrecen actividades gratuitas; sin embargo, nuestra responsabilidad es garantizar la comodidad de los aficionados". Ramírez añadió que el nivel artístico de la última edición ha resultado "más que bueno, por encima de lo esperado", y aseguró que ya están sentadas las bases para hacer del caso malagueño "un festival de música antigua de referencia". El gerente subrayó que el crecimiento del ciclo se ha conseguido "sin ampliaciones presupuestarias, optimizando al cien por cien los recursos de que disponíamos y teniendo siempre como referencia un criterio de calidad".

Por otra parte, Ramírez adelantó algunas cuestiones relativas a la Orquesta Filarmónica y el próximo curso, que ha perdido un programa de la temporada de abono con respecto a las anteriores con motivo de las obras que durante agosto y septiembre se desarrollarán en el foso del Teatro Cervantes. Especial relevancia tendrá el Ciclo de Música Contemporánea, que celebrará una programación especial entre enero y febrero en el Teatro Cánovas con motivo de su decimoquinto aniversario. Otra novedad importante es la suma de una oferta de conciertos de la OFM para toda la familia al ciclo habitual de conciertos didácticos, una nueva experiencia con la que se pretende tender puentes entre la orquesta y nuevos públicos potenciales. La grabación en septiembre de una serie de obras para cine compuestas por Emilio Lehmberg Ruiz es otra de las actividades que desarrollará la orquesta próximamente.

A la espera de que una sede estable haga todavía más visible el Festival de Música Antigua de Málaga, el certamen pasa a día de hoy como uno de los aciertos más sólidos de la Orquesta Filarmónica de Málaga. La ausencia de butacas vacías así lo atestigua.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios