Fiascos, chaparrones y ceses

  • La segunda mitad del ciclo sevillano conoció el protagonismo negativo de los hierros de Juan Pedro Domecq y el de El Castillo de las Guardas, con un tiempo de perros

Décima de Feria. Plaza llena. Siete toros de Parladé dan al traste con el espectáculo. Finito de Córdobano acertó con la espada frente a un toro sin transmisión y otro que acabó diluyéndose. Morante de la Puebla lució frente al segundo pero no pudo rematar la faena. Con el quinto cubrió el expediente. Salvador Cortés logró plasmar alguna suerte aislada frente a un lote formado por un toro que no duró nada y otro protestón y muy deslucido.

Y tras los juanpedros portugueses, sus hermanos mayores de Lo Álvaro. Y vuelta a empezar, sólo que en la décimo primera función del abono el tiempo, además, resultó infernal con rachas de viento que impedían torear y chaparrones que convirtieron el ruedo en un lodazal. Ya se apuntó que las reses sevillanas, además de una presentación desigual y feas hechuras dieron muy mal juego, excepción hecha de la espectacularidad del quinto que derribó en el primer tercio y la transmisión del sexto. Ponce mimó con magnífica caligrafía la sosa nobleza del primero y tiró por la vía rápida con la flojedad del cuarto, un sobrero de Parladé. Castella se peleó en los medios con la condición de sus toros. En el quinto se arrimó de veras pero falló a espadas. José María Manzanares firmó una gran faena frente al toro que cerraba plaza bajo un auténtico aguacero. Con el tercero, forzado a torearlo en las tablas por el aire, cumplió. Se colgó el cartel de "no hay billetes".

Las funciones de los días 8 y 9 se cayeron del ciclo empujadas por la borrasca que ha deslucido las primeras jornadas de la Feria en el Real. De modo que los encierros del Puerto de San Lorenzo y de Zalduendo volvieron al campo charro y a las dehesas extremeñas y Juan Bautista, El Cid, Talavante, Morante, El Juli y Manzanares se quedaron compuestos y sin hacer el paseo. La Empresa declaró que ambas corridas quedaban definitivamente suspendidas y que resultaba inviable el añadirlas a la programación de la Feria de San Miguel en septiembre.

Y en la decimocuarta estallaron dos tormentas. La meteorológica, en forma de aguacero inoportuno , y la decisión presidencial -Antonio Pulido Plaza es el nombre del personaje- que revocó unilateralmente su decisión de aplazar el comienzo de la corrida media hora. Con el argumento paternalista de defender la integridad de los toreros los engañó e hizo intervenir a las fuerzas de orden público tratando a los diestros que defendían sus derechos como a delincuentes. Los espadas se negaron a firmar el acta de suspensión del festejo vistos los términos en que estaba redactada y la corrida, finalmente, se fue al traste. Y visto lo que antecede, la Junta de Andalucía optó por cesar de inmediato a Pulido, con lo que no podrá subirse en adelante a un palco. Después de las seis y media no cayó ni una sola gota de agua.

Hasta nueve toros saltaron a la arena el día de la nueva comparecencia de los juanpedros: seis del hierro titular y tres sobreros, dos de Pereda y uno de El Serrano. Reses deslucidas cuyas embestidas duraron muy poco. Cartel de "no hay billetes". Curro Díaz sorteó un lote que apenas le permitió el brillo en los principios de la faena al que abría plaza. El Cid dijo bien el natural con su primer toro hasta que el burel se rajó. El quinto no le dio opciones. Perera bregó con el genio descompuesto del tercero y le faltó toro en el que cerraba plaza.

Penúltimo festejo de la Feria. De nuevo "no hay billetes". El encierro de Torrestrella tuvo más cosas dentro que cuantas los espadas dejaron ver. Manuel Díaz El Cordobés fuera de la cuadrícula de su personaje, se queda en nada y eso sucedió en Sevilla. Rivera Ordóñez se enfrentó de principio a un toro rajado y no se acopló con el quinto, la res que más duró. Y El Fandi, bullidor con el capote, banderilleó en quinta cuando, en puridad, se debe banderillear en segunda; y con la muleta estuvo vulgar.

Para terminar, sesión doble dominical. En la puerta de cuadrillas seis jinetes y en los chiqueros otros tantos toros de Benítez Cubero. Los pupilos de Los Ojuelos, bien presentados, compusieron un conjunto muy parado y al que hubo que llegarle mucho. El primero no tuvo mal son y luego apretó en banderillas. Antonio Domecq clavó con limpieza y concluida su labor saludó. Premio que se repitió para Martín Burgos, cumplidor. No metió mal cara el tercero aunque embistió a arreones. La faena de Andy Cartagena fue a más y le premiaron con una oreja. Se paró el cuarto toro aunque había salido con pies. Álvaro Montes buscó con denuedo el triunfo que quedó reducido a una vuelta al ruedo tras petición de oreja. El quinto fue la res con más peligro de la corrida. Diego Ventura redondeó su paso por la Feria cortando las dos orejas. Provocó las embestidas de un toro a la defensiva montando a Distinto y, luego, jinete sobre Morante culminó su actuación. Y cerró plaza Leonardo Hernández que hizo gala de maestría, impropia de su juventud, frente al benitezcubero que más se movió.

Y por la tarde los miuras. Se lidiaron siete toros -el segundo como sobrero- del hierro de Zahariche y otro sustituto más, que salió en cuarto lugar, del Conde de la Maza. Corrida muy deslucida en la que el toro del Conde estuvo muy por encima en dificultades, de los toros titulares. El Fundi se peleó con el genio del que abría plaza, que embestía con violencia y que no se dejó matar y oyó dos avisos. En el cuarto echó mano de su buen oficio para poderle a una embestida muy deslucida y con mucho peligro. El segundo embistió a media altura y sin clase. Juan José Padilla estuvo decidido; decisión que tampoco le faltó frente al quinto, de embestida muy corta. Javier Valverde ha sido en triunfador de la tarde que se prolongó hasta tres horas, porque la parada de cabestros del coso maestrante, es un auténtico desastre. El torero de Salamanca cortó la oreja del tercero en el que, incluso, llegó a decir con excelente trazo el natural y quiso y no pudo frente a la media arrancada y los cabezazos del toro que cerraba plaza y Feria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios