Fundamentos repara el olvido sobre la obra de Esteo con dos nuevos tomos

  • La editorial madrileña prosigue la recuperación de toda la producción dramática del cordobés afincado en Málaga con 'El vodevil de la pálida, pálida, pálida, pálida rosa' y un volumen con tres piezas breves

La recuperación de la obra del dramaturgo cordobés Miguel Romero Esteo, reciente ganador del premio Luis de Góngora y el Nacional de Literatura Dramática, ha sido posible en los últimos años gracias a la labor de la editorial Fundamentos, que le ha dedicado una colección que reunirá en diez volúmenes toda su producción dramática. Los dos próximos en ver la luz, este mes, son el séptimo, consagrado a El vodevil de la pálida, pálida, pálida, pálida rosa, una de sus obras más celebradas, y el octavo, que agrupa tres textos: Patética de los pellejos santos y el ánima piadosa, La oropéndola y Tinieblas de la Madre Europa o Las naranjas de la tropa.

El vodevil de la pálida, pálida, pálida, pálida rosa es un vertiginoso y disparatado juego de equívocos en la habitación de una dama por la que deambulan pintorescos personajes, desde "frágiles flores de la buganvilla" o industriales del cacao a un afinador de pianos y un arzobispo anglicano "envenenado del cipote".

Escrita a mediados de los 70, la obra remite implícitamente a una realidad política y cultural en la que las burguesías de todo pelaje, "con mucho amor a la pasta y que quieren lucir casta en mitad de la Europa", pactan entre seducciones, trueques y engaños repartirse el pastel. De este modo, el vodevil como género, según explica Esteo (afincado desde hace años en Málaga) en esa pieza clave del ensayismo teatral que es A modo de introducción que no introduce a nada, queda convertido en una compleja maquinaria que termina haciendo estallar, en un puro ejercicio teatral, convenciones dramáticas y lugares comunes de la Transición española.

El octavo volumen recoge tres obras breves concebidas en momentos históricos muy distintos. Patética de los pellejos santos y el ánima piadosa es una de sus primeras grotescomaquias, en la que una pareja de hippies sumerge a su gurú en escabeche para conservarlo. La oropéndola, escrita en los 80 para la televisión, es una exquisita y sarcástica tragicomedia sobre el mundillo teatral. Y Tinieblas de la Madre Europa o Las naranjas de la tropa, que escribió a finales del siglo XX a petición del polémico creador belga Jan Fabre, indaga en la emigración africana y en esa energía liberadora que, según Romero Esteo, emerge desde las raíces más ancestrales del continente negro.

Este libro incluye también el texto Introducción al currículum vitae y al agua de rosas, donde el montoreño acerca al lector en unos brillantes fragmentos narrativos al universo familiar de su infancia, con la Guerra Civil como protagonista, y critica con demoledora ironía el teatro de los cultos.

La obra de Romero Esteo, premio Europa de Teatro en 1985 por Tartessos, constituye uno de los edificios dramáticos excepcionales del siglo XX. Fernando Lázaro Carreter afirmó que nunca había visto "ir a nuestro teatro tan lejos, ni de modo tan audaz e inteligente", y el catedrático de Teoría de la Literatura Pedro Aullón de Haro cree que su obra supone, en el panorama español, "la única edificación de un lenguaje de vanguardia netamente original". No obstante, su complejidad la ha mantenido apartada de círculos teatrales y ámbitos culturales más amplios. "La necesidad de descubrir para ese otro público este tesoro dramático y poético", señala la editorial Fundamentos, "justifica la creación de esta biblioteca" dedicada al dramaturgo cordobés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios