La Fura dels Baus ocupa el Palacio de Congresos con su gastronomía caníbal

  • La venerada compañía catalana escenifica hoy y mañana ante cerca de 800 personas 'Degustación de Titus Andrónicus', adaptación 'furera' de la primera tragedia de Shakespeare aderezada con alta cocina en directo

Comentarios 2

La Fura dels Baus se mete en los fogones. Y puestos a ensuciarse las manos por qué no hacerlo -como tiene costumbre- a lo grande. Hoy y mañana el Palacio de Congresos acota un espacio privilegiado (para unos 800 espectadores) donde cocinar el nuevo espectáculo de la venerada compañía. "Habíamos trabajado antes con vísceras y sangre y nos había dado muy mala prensa", aclaraba ayer el director Pep Gatell para referirse a una apuesta "menos atroz y con menos agresividad" que las precedentes, pero con un elemento novedoso a través del cual sus actores se disponen a conquistar literalmente los cinco sentidos. Invitarán, mezclados con el público, a probar uvas, azúcar hilado, pequeños hojaldres... todo ellos flanqueado por cuatro grandes pantallas de vídeo, música, luces y maquinaria móvil que no deja de moverse por el recinto para añadir más tensión a esta historia de venganza, sangre, antropofagia y muerte, inspirada en el primer drama de Shakespeare, La lamentable tragedia de Titus Andrónicus .

"Tiene la velocidad de un Shakespeare adolescente, los personajes no están tan definidos ni desarrollados como en otras obras posteriores pero ésta se puede decir que es la piedra filosofal de todas sus tragedias", recordó Gatell. En montajes anteriores, La Fura se había centrado en la dramaturgia para dejar a un catering la aportación culinaria. Ahora apuesta, y nunca mejor dicho, por el yo me lo guiso yo me lo como gracias al asesoramiento de un grande de la alta cocina: Andoni Luis Adúriz, del restaurante Mugaritz. Tras siete meses afilando cuchillos, a los protagonistas de Degustación de Titus Andrónicus se les ha vuelto exquisito el paladar. "Ya no queremos McDonalds", bromeaba su director. Como epílogo a este ágape caníbal, La Fura invita a 28 espectadores a degustar un suculento plato: Demetrio y Quirón sacrificados. Según Gatell, con una carne "que sólo tiene un cromosoma menos que la carne humana". Para ser parte de los comensales que se sentarán junto a dos emperadores romanos, se ha organizado un sorteo en www.furatitus.com.

Las cuatro pantallas de vídeo alternan la proyección de los personajes, con fotografías e imágenes de la plaza pública romana o de la catacumba, a modo de elipsis. "Así hemos podido sustituir parte del texto poético. Las 272 páginas de Shakespeare se quedan en 35", detalló el director. Pero la Fura no sería la Fura sin el impacto emocional, marca de la casa. De ahí el aviso parta navegantes. "Hay gente que se desmaya por la mezcla de olores y sabores que les altera el sistema nervioso parasimpático", advierten. La mesa está servida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios