Gadir recupera los diarios clandestinos de Victoria Kent

  • La editorial publica 'Cuatro años en París: 1940-1944', testimonio en forma de novela de la jurista malagueña

El testimonio escrito de la jurista malagueña Victoria Kent durante los cuatro años que estuvo oculta en el París de la ocupación, perseguida por la Gestapo y la policía franquista, ha sido reeditado con el título Cuatro años en París. 1940-1944 por la editorial Gadir.

Nacida en Málaga en 1898 y fallecida en Nueva York en 1987, Victoria Kent fue diputada a Cortes por Madrid durante la Segunda República y directora general de Prisiones y, salvo este periodo en el que estuvo oculta en París, vivió el resto de su exilio en México y Estados Unidos, trabajando para las Naciones Unidas y dirigiendo la revista Ibérica.

Los editores de la obra aseguran que este libro "contiene ingredientes propios de una novela de intriga que atrapa al lector, en la línea de obras como El diariode Ana Frank o El pianista del gueto de Varsovia, de Wladyslaw Szpilman".

Estos diarios están escritos casi en forma de novela, ya que su autora los redactó en tercera persona atribuyendo su peripecia vital y sus pensamientos a un personaje inventado, Plácido, en la esperanza -ella lo llegó a calificar posteriormente de "ingenua precaución"- de que si estas cuartillas caían en manos de la Gestapo no comprometieran a quienes la protegieron.

De su principal protector, un funcionario de la embajada franquista que avisó a una amiga de Kent de que la iban a detener de inmediato, nunca conoció ni el nombre, por lo que en estas páginas le expresa su "gratitud imperecedera" ante la constancia de que le debe la vida.

Una vez invadida Francia, Victoria Kent no pudo abandonar París porque su nombre figuraba en la lista negra entregada por la policía franquista al gobierno colaboracionista de Vichy, integrada por personalidades destacadas de la República a quienes las autoridades franquistas, según expresa con ironía la autora, "buscaban para conducirlas a España con las intenciones más piadosas".

Entre los que figuraban en esta lista que fueron capturados y enviados a España para una ejecución tras "juicios sumarísimos" estuvieron Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Cataluña; Julián Zugazagoitia, quien durante años fue director de "El Socialista", además de ministro de la República, así como el secretario de su departamento, Cruz Salido.

De la misma "repatriación" organizada por la Gestapo formó parte Cipriano Rivas Cherif, cuñado del presidente de la República Manuel Azaña, que pasó duros años en prisión.

Victoria Kent recuerda en estas páginas que ella no se hallaba en Francia como refugiada, sino que el Gobierno republicano la había nombrado secretaria de su embajada en París, con la misión especial de ocuparse de los niños evacuados a medida que, al final de la Guerra Civil, se desplomaba el frente republicano. Kent, según su propio relato, buscó acomodo para estos niños en las colonias infantiles francesas de Compiegne, con ayuda de personalidades suecas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios