García Baena recibe la Medalla de Honor de la Academia de San Telmo

  • El poeta cordobés agradeció que Málaga le entregara "el privilegio de su amistad"

Málaga entregó ayer, "magnánima, el privilegio de su amistad" al poeta cordobés Pablo García Baena. Y lo hizo en forma de la Medalla de Honor de la Academia de Bellas Artes de San Telmo correspondiente a 2007. "Ninguna otra distinción podría ser más de mi gusto por el cariño que tengo desde niño a Málaga y por la nostalgia ahora de no habitar la ciudad de la sombra del Paraíso", subrayó ayer el poeta en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento. El alcalde de la ciudad presidió un acto en el que estuvieron representados el Instituto de Academias de Andalucía, la Academia Malagueña de Ciencias y la Universidad.

Este reconocimiento, concedido por unanimidad "por sus muchos reconocimientos y méritos", como rezaba el acta, reavivó los recuerdos de un creador que se define "anárquico" y que encontró en la ciudad un destino idílico para disfrutar de sus veranos de infancia. "Málaga era una ciudad de tranvías tintineantes, de balnearios", recordó en su discurso García Baena, al igual que evocó la uva moscatel, "el adiós dulce y triste de un verano que se iba". Luego llegaría el hermanamiento de las revistas malagueña y cordobesa Caracola y Cántico y sus años de estancia en Torremolinos, donde se encontró con artistas jóvenes con los que "volvió la poesía a rondarme". Responsable del Centro Andaluz de las Letras, institución a la que continúa vinculado, García Baena reconoce su "vocación de malagueño". Aunque se trasladó a Córdoba hace tres años, "Málaga siempre tiene un tirón muy fuerte".

La Medalla de Honor de San Telmo es uno más de los reconocimientos que han llenado -y aún lo harán- la trayectoria de este poeta. Premio Andalucía de las Letras, Premio Príncipe de Asturias, Hijo Predilecto de Andalucía y, recientemente, Premio Reina Sofía son algunos de sus galardones. "No deseo los premios pero los agradezco si me los dan", aseguró, entre amigos, poco antes del acto. "Estoy contentísimo porque con el Reina Sofía se reconoce una labor no sólo mía sino también de todos aquellos poetas que hubo alrededor de la revista Cántico", añadió García Baena, que se encuentra inmerso en la gestación de un nuevo libro de poemas y que, además, quiere recopilar en una obra sus artículos de prensa sobre temas cordobeses. "Los poemas no salen cuando uno quiere, tienen vida propia, son hijos malcriados que se entregan de golpe o se resisten y te abandonan", consideró García Baena, que fue "bienvenido a esta corporación que te recibe con el mayor honor que es capaz, siempre por debajo del que tú te mereces", subrayó María Victoria Atencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios