García Montero dimite como patrono de la Fundación Ángel González

  • El escritor abandona la entidad por la "postura errática" de la presidenta y viuda del poeta

El poeta Luis García Montero, el escritor Manuel Lombardero y el eurodiputado y ex alcalde de Oviedo, Antonio Masip han dimitido como patronos de la Fundación Ángel González por la "errática e incomprensible" postura de su presidenta y viuda del fallecido autor asturiano, Susana Rivera.

Lombardero, Masip y García Montero, que mantuvieron a lo largo de su vida una estrecha relación personal con González, aseguran en una nota que si hubiera habido "alguna posibilidad de entendimiento" y que la Fundación fuese viable con su presencia, "nunca" hubiesen decidido renunciar a su cargo. "Tomamos esta decisión con gran dolor y por estricta lealtad al recuerdo de nuestro amigo Ángel González", concluyen.

La Fundación Ángel González se constituyó tras el fallecimiento del autor de Áspero mundo en enero de 2008 de acuerdo "a la voluntad expresada por el poeta", según indicó entonces el presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces, y con el fin, según García Montero, de que "su legado moral y literario esté defendido y asegurado con cariño".

La dotación de la Fundación ascendía a 40.000 euros, además de la propiedad de todos los derechos de autor y cualesquiera otros económicos e intelectuales sobre su obra literaria, "así como el pleno dominio de la totalidad de sus manuscritos, documentos personales y libros que se encontraren en cualesquiera de sus domicilios en el momento del fallecimiento". El Gobierno regional había planteado la posibilidad de que el futuro Archivo Histórico de Asturias, que se construye en el inmueble que albergó la antigua cárcel de Oviedo, fuese la sede de esta institución cuya actividad, según indicó el pasado mes de enero su presidenta, Susana Rivera, no era hasta ese momento "ni vertiginosa ni escasa, sino absolutamente nula".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios