Artes plásticas Balance de 2007

Grandes nombres y alguna polémica

  • El año en el que el Picasso se ha abierto a otros artistas se cierra con reafirmación de Francés frente al CAC

Con las esculturas de Auguste Rodin en plena calle Larios -se fueron a mediados de diciembre con destino a Palma de Mallorca- Málaga llegó a soñarse como una gran capital cultural. Y lo cierto es que grandes nombres en el panorama expositivo local no han faltado, además del anuncio de la creación de un Museo Thyssen en el Palacio de Villalón. Pero también ha sido un año marcado por el polémico proceso de adjudicación de la nueva gestión del CAC, concurso que finalmente ratificó a Fernando Francés en el cargo para los próximos diez años. Y también el año en el que el cambio de rumbo de ARCO ha dejado fuera a la galería malagueña Alfredo Viñas (aunque en la edición 2008 participará JM, en el foro de proyectos). Más cal que arena en unos meses en los que el público malagueño ha podido disfrutar del arte con mayúsculas.

El Museo Picasso Málaga inauguró en este 2007 una nueva política de abrir el centro a otros autores que no son Picasso. Y lo hizo con la colección de Pierre y María-Gaetana Matisse en el Metropolitan de Nueva York, una exposición que tuvo tanto éxito que se prorrogó. La iniciativa ha sentado precedente y la pinacoteca no prepara ninguna exposición de Picasso para 2008. Su cuarto año de funcionamiento ha servido para la consolidación de un espacio que se coloca día tras día como una referencia dentro del universo del pintor malagueño.

En el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga las aguas anduvieron más revueltas en el último trimestre. El contrato con la empresa gestora del CAC y que dirige Fernando Francés expiraba a finales de 2007 y poco antes se inició un concurso público al que se presentó, además de Francés, Unicaja. Quedó desierto y tuvo que abrirse otra convocatoria que finalmente ganó la empresa actual. En mitad de todo, Unicaja lanzó sus quejas al Consistorio y lo amenazó con retirar su patrocinio en actividades culturales. Y varios procesos judiciales abiertos del director del CAC pusieron en el alero su nombramiento.

Pero en la cuestión artística, este espacio ha estado más que a la altura de años anteriores. Trajo a Ron Mueck y su gigantesco bebé, a Julian Opie, Anne Berning, la aventura artística de José María Cano, sobre todo, Yoshitomo Nara, que se podrá ver aún hasta el 6 de enero.

Si seguimos recorriendo los centros públicos, la Fundación Picasso Casa-Natal ha celebrado el vigésimo aniversario del Octubre picassiano con una gran oferta. Hasta Málaga han llegado las obras del Picasso más joven y las de artistas anteriores a él y propulsores de la vanguardia en Francia, Los Nabis. La institución ha consolidado su sala de exposiciones temporales en la Merced en un año en el que han comenzado las obras del antiguo cine Astoria y Victoria, espacio en el que se ampliará la fundación.

En el Museo del Patrimonio Municipal, por contra y a pesar de lo que transmiten sus responsables, todo apunta a que se ha convertido en un lugar de visitas escolares. Lo único que salva al espacio son algunas muestras temporales.

En cuanto al ámbito privado, las galerías más veteranas -Alfredo Viñas y JM- han continuado por el camino que llevan años trazando. Quizás la gran apuesta en este terreno ha sido la de Gacma, que ha colgado en sus paredes la obra de Luis Gordillo, Jannis Kounellis y, sobre todo por su actualidad, Takashi Murakami. Y el 2007 ha querido dar la bienvenida a un nuevo y prometedor espacio que pretende colgar el arte último. La galería Isabel Hurley abrió sus puertas en el Paseo de Reding.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios