Greenaway conquista la Berlinale con 'Eisenstein in Guanajuato'

  • El realizador brinda una mirada explícita a la 'salida del armario' del director de 'El acorazado Potemkin'

El realizador británico Peter Greenaway entusiasmó ayer a la Berlinale con Einsenstein in Guanajuato, un filme que retrata al maestro del cine ruso como un histriónico bebé grande, que se abre a la plenitud homosexual en México y deja inacabada una película cuando llevaba rodados 400 kilómetros de celuloide. "Mi filme describe la transformación de Einsenstein. En su vida, y en su filmografía, hubo un antes y un después de México", explicó el cineasta, respecto a la algo tardía, pero rotunda, "salida del armario" del director de El acorazado Potemkin (1925) y Octubre (1928). Vivir abiertamente la homosexualidad en tiempos de Stalin "no era lo más recomendable", ni siquiera para una gloria nacional, ironizó Greenaway, quien fue recibido con aplausos entusiastas por una co-producción británico-mexicana profusa en escenas al límite del sexo explícito.

"Sabía poco o casi nada de Eisenstein como persona. Peter me mostró su lado humano, su personalidad algo infantil", indicó el actor protagonista, Elmer Back, cuya creación del personaje remite ineludiblemente al Amadeus de Milos Forman. El Eisenstein, excéntrico, decadente y virgen, que llega a México, en 1931, es un ser que le habla a su pene, goza exhibiéndolo y también dibujando genitales, pero que no salió del armario. Había alcanzado la gloria cinematográfica, había sido aclamado en Hollywood y era recibido en México por unos caricaturescos Frida Kahlo y Diego Rivera, entre camorristas a lo Pancho Villa, tábanos, desarreglos intestinales al cuarto tequila y todo tipo de clichés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios