Cine El terror siempre funciona en taquilla

Hollywood prepara el 'remake' de 'Poltergeist'

  • Metro-Goldwyn-Mayer contrata a dos guionistas para que den nuevos bríos a la historia escrita por Steven Spielberg

"Ya están aquí...", rezaba el eslogan publicitario de Poltergeist, que también se podría aplicar a la fiebre de Hollywood por realizar nuevas versiones de clásicos, como es el caso de esa cinta que escribió y produjo Steven Spielberg en 1982.

Poltergeist, cuya autoría oficial pertenece a Tobe Hooper (La matanza de Texas, 1974) aunque muchos sostienen que fue Spielberg el director de facto, fue candidata al Oscar en las categorías de efectos visuales, efectos sonoros y banda sonora.

El filme relataba la mudanza de una familia estadounidense de clase media a una nueva casa habitada por espíritus, una historia que alcanzó el estatus de culto tras la muerte de dos de sus actrices más jóvenes (Dominique Dunne y Heather O'Rourke).

Metro-Goldwyn-Mayer, los estudios que convirtieron ese filme en uno de los más exitosos dentro de su género, han contratado a dos guionistas para dar nuevos bríos al relato.

Los elegidos son Juliet Snowden y Stiles White, de cuyo expediente hasta ahora en la meca del cine destaca Boogeyman. La puerta del miedo como peligroso antecedente, quienes también se encargarán próximamente de redactar el guión para la modernización, puede que con Naomi Watts al frente, de Los pájaros (1963), de Alfred Hitchcock.

Sobre Snowden y White, que tienen en la recámara el estreno de Knowing, con Nicolas Cage, recae ahora la atención de miles de aficionados al género, la mayoría de los cuales no ve con buenos ojos que se toquen ciertas obras.

"¿Me he perdido algo?", se pregunta Eric Walkuski, del portal especializado en cine de horror joblo.com. "La película (Boogeyman) era un completo excremento, pero aparentemente debía ser culpa del director, porque los escritores de esa estupidez no dejan de recibir trabajo. Y no simple trabajo, sino trabajo serio".

"¿Acaso esperan superar el original?", agrega Walkuski. "Lo dudo sinceramente, así que los dos próximos meses de sus vidas serán un perfecto ejercicio de futilidad".

Poltergeist es sólo la punta del iceberg de una serie de proyectos, más o menos desarrollados, que Hollywood ya tiene en cartera y que incluye revivir a Freddy Krueger (Pesadilla en Elm Street) y Jason Voorhoes (Viernes 13), además de atreverse con una insólita relectura de La semilla del diablo, de Roman Polanski.

Michael Bay, autor de cintas como Armageddon (1998) o Pearl Harbor (2001), es quien se encuentra, a través de su productora Platinum Dunes, tras estos propósitos.

Pero no sólo de terror viven los remakes. Existe una gran expectación por comprobar el resultado final del nuevo My Fair Lady, con la británica Keira Knightley como flamante protagonista.

Incluso el cine europeo está en el punto de mira, como demuestran Everybody's Fine, con Robert De Niro ejerciendo de Marcello Mastroianni en la interpretación que hará Kirk Jones de la cinta Están todos bien (1990), de Giuseppe Tornatore, o The Woman Next Door, revisión de La mujer de al lado, penúltima cinta del consagrado director francés François Truffaut.

En realidad, ¿cuáles son los motivos que llevan a Hollywood a esta tendencia?

Algunos, como Doug Belgrad, copresidente de Columbia Pictures, los estudios que llevarán a Eliza Doolittle de nuevo al cine, defienden la importancia de acercar historias que marcaron un antes y un después a las nuevas generaciones.

Para otros, es la falta de originalidad. "Hay un miedo muy grande en los estudios a correr riesgos", dijo recientemente la directora española Isabel Coixet. "Pero ése es precisamente el peligro: no correr riesgos. Creo que estamos consiguiendo atontar al espectador, por lo que cada vez tiene menos criterio", señaló.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios