De la Iglesia arremete contra el circo mediático en su nuevo trabajo

  • En 'La chispa de la vida', que se estrena el 13 de enero, José Mota encarna a un desesperado publicista en paro que decide vender una exclusiva a la televisión

La chispa de la vida, una dura tragicomedia que ahonda en la realidad del circo mediático pero que habla también de "una esperanza" para no perder la dignidad, fue presentada ayer por su director, Alex de la Iglesia. La cinta, que se estrena en los cines el 13 de enero, refleja una situación tan grotesca "que te hace reír", según el realizador vasco.

La historia del ejecutivo publicista que creó la exitosa campaña La chispa de la vida de Coca Cola y que, tras dos años en paro, busca trabajo, entre sus antiguos compañeros, centra la trama de la película.

La humillación a la que es sometido el protagonista de la película, Roberto, encarnado por José Mota, y la desesperación que sufre por la crisis, le lleva a buscar en Cartagena el hotel donde pasó la luna de miel con su esposa (Salma Hayek) pero en su lugar encuentra un teatro romano, en el que, por accidente, se clava un hierro en la cabeza que lo deja inmovilizado.

El protagonista decide hacer negocio de su absurdo y dramático accidente y vender una exclusiva a la televisión que más pague para conseguir el dinero que salvaguarde el futuro de su familia, y es entonces cuando empieza "el circo mediático, social y político" que describe De la Iglesia.

"Roberto sabe a mitad de la historia su final y trata de salvaguardar la dignidad de su familia consiguiendo dinero, a costa de su propia dignidad", explicó el director, quien alabó el trabajo del elenco, encabezado por Mota y Hayek e integrado por Fernando Tejero, Juan Luis Galiardo, Blanca Portillo, Juanjo Puigcorbé, Carolina Bang y Santiago Segura. El contrapunto al papel del protagonista lo pone su mujer, que le hace ver que ese que aparece en la televisión "no es él" y que "no todo en la vida es ganar dinero", según De la Iglesia.

La película trata sobre "el circo mediático, político y social que nos rodea como una especie de prisión", definió el director, quien asegura que siempre hay una salida cuando se sufre "una crisis de valores", como le ocurre a la mayoría de los personajes conforme se acumulan los acontecimientos grotescos.

"La dignidad no tiene precio", proclamó De la Iglesia, quien trata con cinismo y dureza a sus personajes, principalmente a los periodistas y a los políticos. Para De la Iglesia, ninguna cadena de televisión debe sentirse "aludida", aunque aseguró que los "disparos" de su cinta "son certeros" porque la historia "se ajusta a la realidad".

"Podría haber sido más cruel porque la realidad existe pero he querido hacer algo simpático", confesó el director, acompañado de José Mota y Fernando Tejero, dos de los actores. Todos coincidieron en calificar el rodaje de "duro" porque casi siempre grababan de noche, por el frío y la humedad que sufrieron en el teatro romano. El director de El día de la Bestia confesó que con Mota, ha usado un "truco narrativo" muy común: darle un papel que no se espera de él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios