Imanol Uribe: "A algunos escritores les cambié sus novelas de arriba a abajo"

  • El director guipuzcoano se adentra en el género de aventuras en su última cinta, 'La carta esférica', la adaptación de la novela de Pérez-Reverte, que será una de las novedades en DVD del próximo mes

A lo largo de su trayectoria, Imanol Uribe se ha puesto tras la cámara para dirigir proyectos como La fuga de Segovia, Días contados (ocho premios Goya y Concha de Oro en el Festival de San Sebastián), Bwana o El rey pasmado (siete premios Goya). Su fuente ha sido muchas veces la literatura; a ella ha recurrido para adaptar a la gran pantalla hasta nueve historias.

-¿Cómo se vive desde dentro esa relación, a veces problemática, entre director-escritor en el proceso de adaptar una novela al cine?

-Hay que tener clara la actitud. Las experiencias son muy diversas, porque cada adaptación es un mundo y un misterio. Cada historia entraña unas dificultades y depende mucho de lo que vayas a hacer. Hay que decidir si quieres contar con la colaboración del autor, porque hay muchos directores que no quieren saber nada de él. A mí me parece que puede ser positivo para la película que haya una comunicación fluida entre director-escritor, pero creo que es importante que se le explique lo que quieres hacer. Hay autores a los que les he cambiado la novela de arriba a abajo y otras películas sin embargo son absolutamente fieles.

-Pero debe ser un reto poner rostro a un personaje de novela que cada lector ha hecho suyo...

-Sí, cuando alguien lee una novela le pone rostro independientemente de la descripción que haga el autor de ese personaje. Entonces, a la hora de adaptar una novela, el director tiene que poner su cara y además viendo lo que tiene al alcance de la mano. Depende de las presiones que tengas de reparto, porque también te tienes que adaptar a una realidad. Esto es una industria y a veces te viene un proyecto con el reparto ya incluido, con lo cual la capacidad de decisión... En mi última experiencia, La carta esférica, uno de los dos personajes protagonistas, el masculino, sí obedece al espíritu marcado -en cuanto a lo físico- en la novela, sin embargo el villano se aleja mucho. Para Arturo Pérez-Reverte, en principio, es un choque ese criterio.

-¿Qué vio en esa novela para querer adaptarla de repente?

-Me conecta con mi afición a la literatura de aventuras, con el primer libro que leí de esta clase... Y siempre he tenido en mente hacer una película de piratas en la onda de Melville o Stevenson. De repente, cuando leí el libro de Arturo me pareció que era un vehículo fantástico.

-¿Y se ha quedado contento Pérez-Reverte?

-Sí, y además le creo, porque Arturo no tiene pelos en la lengua.

-¿Cualquier historia es susceptible de ser llevada al cine?

-Cualquier historia se puede llevar, luego el resultado ya es otra cosa. Puede quedar horrible o medianamente interesante.

-¿Cree que el cine debe anclarse en el momento histórico en el que se produce? Porque algunos son partidarios de no mirar tanto al pasado...

-Bueno, yo cada vez soy más partidario de mirar al pasado. Quizás es un problema de la edad... Empecé haciendo cine muy pegado a la realidad que me rodeaba, en Euskadi; por ejemplo con El proceso de Burgos o La muerte de Mikel estaba muy pendiente de lo que estaba sucediendo en ese momento, pero a medida que he ido avanzando me he ido interesando por temas más alejados de la realidad inmediata.

-Ya que nombra esos filmes apegados a la realidad del País Vasco, ¿se considera un director comprometido?

-Comprometido con la realidad que me rodea, con la que me ha tocado vivir y con mi época; pues sí. No al cien por cien, pero la verdad es que me he preocupado por lo que pasa a mi alrededor, por la política.

-Fue polémico el filme Días contados. ¿Se esperaba la reacción de ciertos sectores?

-No, lo que pasa con ese tipo de películas sobre terrorismo es que son muy limitadas, porque en el momento en que empiezas a preparar la película la situación es una y cuando la acabas la situación es otra, puede cambiar todo radicalmente. Nunca sabes; a veces cuando vas a estrenarla el momento es terrible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios