artes escénicas

Inspiración de los 80, talento de hoy

  • Antonio Banderas bendice el musical 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', fruto de la colaboración del Teatro Cervantes y la ESAD a través del programa Factoría Formación

Parte del elenco de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', con Nacho Doña al piano, ayer, en el Cervantes. Parte del elenco de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', con Nacho Doña al piano, ayer, en el Cervantes.

Parte del elenco de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', con Nacho Doña al piano, ayer, en el Cervantes. / javier albiñana

Del montaje del musical Mujeres al borde de un ataque de nervios que podrá verse en el Teatro Echegaray del 13 al 24 marzo, con categoría de estreno absoluto, puede decirse aquello de que asistimos a un puzzle en el que han encajado muchas piezas. Todo comenzó cuando, en septiembre del año pasado, Antonio Banderas anunció nada más recibir el Premio Nacional de Cinematografía en San Sebastián su decisión de destinar la totalidad del importe que lleva aparejado el galardón (30.000 euros) a la Escuela Superior de Arte Dramátido de Málaga (ESAD), la misma institución en la que él se formó como actor. Semejante regalo daba alas a la alegría pero, también, a la responsabilidad: la Escuela recibía tal dotación bajo el compromiso para la puesta en marcha de proyectos que bien merecieran una inversión ad hoc y a sus responsables (con su directora, Cristina García Pinto, a la cabeza) les correspondió ponerse manos a la obra. Por entonces, comenzaban a consolidarse un par de evidencias en la vida escénica malagueña: por una parte, el éxito de los espectáculos producidos por la ESAD en su especialidad musical y el apoyo del Teatro Cervantes con la programación de los mismos; por otra, el desarrollo del vivero local de producciones escénicas Factoría Echegaray, que comenzaba justo su segunda temporada en el teatro homónimo. Atando cabos, los titulares de los escenarios municipales y de la Escuela encontraron una oportunidad para afianzar su colaboración en una nueva rama de Factoría Echegaray bautizada como Factoría Formación, destinada a alumnos de la ESAD y sin atisbo de sospecha respecto a posibles competencias desleales con las producciones profesionales de Factoría Echegaray. Dicho y hecho: la primera producción de Factoría Formación, Mujeres al borde de un ataque de nervios, se pondrá en escena en las fechas señaladas con la bendición de Antonio Banderas, cuya donación ha hecho posible el proyecto. Como es habitual en la Factoría, el Teatro Echegaray acogerá doce funciones del espectáculo.

Mujeres al borde de un ataque de nervios es la adaptación musical (estrenada en Broadway en 2010 con la partitura de David Yazbek) de la archiconocida película de Pedro Almodóvar, protagonizada por Carmen Maura, María Barranco, Julieta Serrano, Kiti Mánver y el mismo Antonio Banderas y de cuyo estreno, para redondear más el asunto, se cumplen treinta años en este 2018. Su reactivación malagueña llega de la mano de nuevos talentos y a la vez viejos conocidos del género gracias al sello Nuevo Teatro Musical: el director musical Nacho Doña, la directora de escena Celia Dolci (responsable del aplaudido montaje de Chicago estrenado el año pasado) y la coreógrafa Jacaranda Rey han puesto toda la carne en el asador para un espectáculo que subirá a las tablas a un elenco joven y prometedor formado por Sheila Paz, Sarah Benavente, Javier Cereto, Lola Padial, Dave Zulueta, Juana Aguilar, Lola Segura, Mario Rizo, Candela Vergara, Bárbara Lay, Marian Algar, Guille Marín, Antonio Temal y Juanka Ortiz, además de una orquesta integrada por Manuel Rueda, Daniel Lozano, Miguel Romero, Alejandro Hurtado, Pedro Valdivieso y el mismo Nacho Doña. Todos (o casi todos) los jóvenes artistas implicados presentaron ayer el montaje en el Teatro Cervantes junto al director del mismo, Juan Antonio Vigar; la directora de la ESAD, Critina García Pinto; la concejal de Cultura, Gemma del Corral; y la delegada provincial de Educación, Patricia Alba. Vigar definió Factoría Formación como un "proyecto de futuro que nos veíamos obligados a asumir dentro de la línea ya emprendida en Factoría Echegaray", mientras que Celia Dolci señaló como primer objetivo de estas Mujeres al borde de un ataque de nervios "la recuperación del Almodóvar de 1988 y de la imagen que España fue capaz de proyectar en aquel momento".

Algunos de los cantantes protagonistas ofrecieron ayer en la presentación un prometedor adelanto con un par de números emblemáticos. No es poco el talento del que corresponde disfrutar ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios