Isabel Allende desciende al infierno de las drogas en su nueva novela

  • La aclamada autora chilena presentó ayer en Madrid 'El cuaderno de Maya'

Isabel Allende desciende al infierno de las drogas en su nueva novela, El cuaderno de Maya, una obra actual, urbana, con cierto aire policíaco y que, como todos sus libros anteriores, le ha servido a la escritora chilena para "poner orden" en su vida y para salvarse de la locura. "Si yo no escribiera, estaría loca, en una institución amarrada a una cama", aseguró ayer Isabel Allende antes de presentar su novela en la Feria del Libro de Madrid, en su primer viaje a este gran encuentro cultural.

Allende cuenta con centenares de miles de lectores en España y muchos de ellos tendrán ocasión el sábado de acudir a la Feria para obtener la firma de esta escritora, cuya obra está traducida a más de treinta idiomas. Pero ayer tocaba explicar las claves de su novela, que supone un importante cambio de registro en sus 30 años de trayectoria literaria, ya que abandona los temas históricos y cambia el lenguaje habitual de sus libros por el de Maya, una chica joven de 19 años que, debido a su adicción a las drogas, cae en la prostitución y en la delincuencia y se ve perseguida por el FBI. "El libro no está destinado a los jóvenes, aunque sería bueno que lo leyeran", advertía Allende, que ha jugado en su novela con el contraste que existe entre las ciudades estadounidenses en las que crece Maya, Berkeley y Las Vegas, y la soledad del archipiélago de Chiloé, al sur de Chile, en donde la protagonista se refugia y se reencuentra consigo misma.

Allende conoce el mundo de las drogas de cerca. Los tres hijos biológicos de su marido, el abogado y escritor californiano William Gordon, han sido drogadictos. La hija murió por "droga contaminada". Uno de los hijos "se ha pasado la vida entre cárceles e instituciones y el tercero se salvó después de diez años de heroína". "He visto todas las etapas y sé que es posible salir de la droga, aunque cuesta mucho", decía esta mujer de ojos grandes, expresivos, que derrocha simpatía al hablar. Para el libro ha tenido que informarse sobre las drogas que toman ahora los jóvenes, "cada vez más terribles y peligrosas", contaba la escritora, antes de defender "la legalización de las drogas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios