James Blunt insiste en el lado humano de su música

  • El autor de 'You're beautiful', una de las canciones de más éxito de la década, actuó anoche en el Teatro Cervantes

Comentarios 1

James Blunt es el hombre de los quince millones de discos vendidos con sólo dos álbumes, el tipo que convirtió 2005 en un infierno con el pegajoso estribillo de You're beautiful -el tema más radiado del año-, el soldado que dejó el ejercito británico para tocar la guitarra y resulta que también es otro turista más de la Costa del Sol: "La primera ciudad española que visité cuando tenía 12 años fue Málaga", soltó el cantante británico. El autor de Back to Bedlam (2005) es un hombre bajito y con mucho sentido del humor, tal y como se pudo comprobar ayer por la mañana, unas horas antes de que presentara su segundo trabajo ante un Teatro Cervantes abarrotado.

All lost souls (2007) es el disco con el que ha venido a Málaga -"estoy encantado de volver", reconoció Blunt tras sus gafas de sol, que nunca se quitó-, un álbum con el que premeditadamente se ha volcado en reproducir el sonido de las grandes bandas de los 70 -su primer sencillo fue 1973-. "Mi música es honesta, y este es un álbum sobre emociones humanas y espero que cada uno encuentre en él algo sobre sí mismo. Musicalmente, busqué acercarme a bandas como Crosby, Stills & Nash o a gente como Cat Stevens", indicó el músico. Pero la prensa siempre le ha buscado cercanías con bandas de hoy como Coldplay, algo sobre lo que bromeó: "¿Es un grupo de los 70? Cuando empiezas siempre buscan encasillarte, y a mí me han comparado con gente distinta como David Gray o Damien Rice, y Coldplay. Estoy feliz, son unos grupos fantásticos, estoy feliz con esas comparaciones".

El enorme éxito de sus dos primeros álbumes, sobre todo del primero -11 millones de copias vendidas en todo el mundo-, no parecen pesar sobre el Blunt, quien dice estar tranquilo sobre la grabación de su tercer trabajo: "Yo pensé que el segundo álbum sería el difícil, pero no es así; el primero es el duro porque todo es nuevo, no sabes cómo funciona un estudio, estás nervioso. Creo que se debería hablar del tercer álbum fácil". Sí reconoció que sabe de la presión, pero se mostró convencido de que existe por la equivocada valoración del éxito, que dijo no debe valorarse por la fama y la fortuna de cada artista, sino por la satisfacción con la expresión y el sentir que se crea con una nueva música.

Antes de subirse al escenario del Cervantes, Blunt anticipó que su directo "es más enérgico que los discos, más vital y con el ritmo más rápido", y es que quiso aclarar que, contra la que mucha gente cree, él no es un tipo con una guitarra que canta solo sino que tiene una banda, la misma con la que ha grabado sus dos discos y con la que lleva girando por todo el mundo desde hace tres años. "Hace dos días, en Bilbao, nos divertimos mucho, como siempre lo hacemos", aclaró, siempre entre bromas y con un muy marcado acento inglés, aunque con algún "hola" y "gracias" a cada rato, ya que el músico reside en Ibiza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios