Javier Calvo gana el premio Biblioteca Breve

  • El autor barcelonés obtiene el galardón dotado con 30.000 euros, por 'El jardín colgante', una novela de espionaje ambientada en la España de la Transición.

El escritor barcelonés Javier Calvo ha ganado este miércoles el Premio Biblioteca Breve 2012, que convoca la editorial Seix Barral con una dotación de 30.000 euros, con la obra El jardín colgante, una novela policial ambientada en la Transición española, con agentes secretos, grupos armados y un meteorito. La editora Elena Ramírez, en nombre del jurado, ha indicado que se trata de un título en el que aparece una España de la Transición, "en una geometría fantasmagórica", con juegos de duplicidades y desdoblamientos, con "un dominio del ritmo, personajes magistralmente delineados y un brillante tono paródico".

El jurado Pere Gimferrer cree que el nuevo trabajo del "avezado" autor barcelonés aborda una época "casi imposible de tratar desde una perspectiva histórica normal". En su opinión, Calvo ha escrito "una novela de espionaje distorsionada con una óptica cercana a la ciencia ficción".

El ganador del premio, que lo ha dedicado a Claudio López, que ha sido su editor durante una década en Randhom-House Mondadori, ha afirmado en rueda de prensa que ha conseguido el "legendario" Biblioteca Breve gracias al año 2011, "uno de los más extraños e indescriptibles" que hemos vivido. En este sentido, ha rememorado los movimientos sociales de protesta que ocuparon plazas y calles en todo el mundo, las agencias de calificaciones económicas que "expulsaron Gobiernos" o cuando se vio a una Europa en hundimiento constante.

Esta situación, entiende, lleva "a no ver el final, a que el futuro se vuelva borroso, con una sensación de que todo ha terminado, como de apocalipsis". Su intención con El jardín colgante no fue tanto ofrecer respuestas a los problemas del mundo actual sino que ha intentado buscar "el momento inicial de todo esto", preguntándose por el presente, y escogiendo 1977, "cuando se supone que la España democrática empieza".

Tras documentarse recorriendo la prensa de la época -él tenía cuatro años en ese momento- se dio cuenta de que era otro mundo muy distinto al actual con, por ejemplo, terroristas que eran vistos como mártires y héroes románticos. Por otra parte, sostiene que tratar sobre la Transición tiene la ventaja de que el lector ya sabe de lo que se habla, aunque la óptica de la novela diste de otras escritas anteriormente sobre esta cuestión.

Ha dicho, asimismo, sentirse muy orgulloso de una imagen que aparece en el relato en la que Barcelona, la ciudad donde transcurre la acción, es como una princesa dormida y flotando en el mar, prisionera de un hechizo que es España. "Mi intento -ha precisado- era escribir una novela política sobre las mentiras, más que sobre la Transición. Mi meta final, simplemente, era coger la sensación de hundimiento y desazón que había a mi alrededor y construir un artefacto literario que lo describiera".

Sobre el título, ha confesado que lo ha copiado de una canción y que refleja el momento de un país "donde los vínculos del pasado han sido un poco puestos en suspenso".

Nacido en Barcelona en 1973, Javier Calvo debutó como narrador en 2001 con los relatos de Risas enlatadas y en 2003 publicó su primera novela, El dios reflectante. Su último título es Corona de flores, premio Memorial Silverio Cañada.

El jurado de esta edición del premio, al que han concurrido 365 manuscritos y cuya novela ganadora se encontrará en las librerías a partir del día 21 de febrero, estaba integrado por José Manuel Caballero Bonald, Alicia Giménez-Bartlett, Pere Gimferrer, Elena Ramírez y Gonzalo Suárez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios