Jiménez Guerrero investiga las cofradías y capillas desaparecidas en Málaga

  • El historiador recupera para la memoria de la ciudad tres lugares sacros de gran relevancia

La editorial Arguval ha publicado Capillas y Cofradías desaparecidas en la ciudad de Málaga, un trabajo de investigación de José Jiménez Guerrero que recupera para la memoria malagueña tres espacios sacros que tuvieron en su momento gran relevancia. Uno de ellos es la capilla de Santa Lucía que levantó el gremio de zapateros en 1515 y que estuvo en pie hasta 1834. Fue adquirida por Manuel Agustín Heredia y, junto a la antigua cárcel, la derribó para hacer los edificios que se conservan hoy en el entorno. "Se desconoce como era aunque se sabe que tuvo importancia", asegura el autor del libro.

El segundo de los hitos que se estudian es el Cristo de la Epidemia, "cuya capilla no se llegó a levantar", afirma, pero la talla -fechada entre el siglo XVI y el XVII- fue muy venerada ya que "se le adjudicó la extinción de la epidemia de fiebre amarilla de 1803", comenta Jiménez Guerrero. Este conjunto escultórico se alojó en una capilla posa del convento de la Victoria. De ahí pasó a San Lázaro y terminó en el Santuario de la Victoria hasta que lo quemaron en 1936.

La capilla del Molinillo, en torno a la devoción de la Santa Cruz, es la tercera que se estudia. Se alzó a mediados del XVIII y se amplió en la posguerra, aunque estuvo tapiada por su deterioro. La Hermandad de la Piedad la acogió como sede y en 2002 se derribó para hacerse de nueva factura siguiendo el modelo anterior. Éste fue el punto de partida de un libro del que se han distribuido 3.000 copias en España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios