Jordi Savall rescata los 'colores' de los sonidos ingleses del XVII para Málaga

  • Investigador y músico polivalente, el maestro catalán acudió ayer al auditorio del Museo Picasso con el recital 'Musicall Humors' · Hoy repite actuación con su viola de gamba a siete cuerdas de 1697

Lleva más de 25 años al rescate de la música de tradición oral, cercano a la cultura celta y aún le sorprenden sonidos. Jordi Savall, uno de los máximos exponentes de la música antigua recala un año más con su viola de gamba en el Museo Picasso de Málaga, esta vez, para deleitar a su público con un repertorio centrado en la música inglesa del siglo XVII. Ayer inauguró el recital bajo el título Musical Humors y hoy (a las 20:30) repetirá actuación con todas las entradas agotadas.

"Me gusta su sonoridad, los colores que transmite, es un mundo muy cercano al arte", describe el músico para referirse a la elección de un repertorio prácticamente desconocido , entresacado de manuscritos del siglo XVII y que, en su totalidad se escuchará por primera vez ahora en Málaga.

La primera parte del recital estará dedicada a los Musicall Humors del Capitán Tobias Hume, un conjunto de pequeñas piezas especialmente compuestas para viola de gamba. Hume reflejó su personalidad en una música que emplea todos los recursos del instrumento para producir efectos sonoros originales como batallas, trompetas y tambores, y en los que la improvisación es parte esencial de la obra.

Las Musiks Recreation on the Viol, Lyra-way centran la segunda parte del programa. Se trata de una serie de composiciones para viola publicadas por John Playford, con piezas musicales y de danza propias de la Inglaterra rural de la época. La selección que interpreta ahora Savall recoge piezas de Simon Ives y de un autor anónimo, que exploran las posibilidades de la viola de gamba para reproducir sonidos corales y acercarse a la sonoridad de instrumentos como campanas o gaitas.

Con una agenda repleta de conciertos por todo el mundo, Savall ultima ahora su proyecto "más difícil" , confiesa. Se trata de la edición de un libro-disco de 500 páginas sobre la historia sonora de la ciudad de Jerusalén desde hace 3.000 años hasta hoy. Tras dos años de investigación el polivalente intérprete ha conseguido reunir sobre el escenario a 40 músicos entre judíos, palestinos, turcos, armenios e iraníes "algunos enemigos ancestrales", recuerda. Un crisol de culturas e ideologías, en ocasiones, difícil de encajar. "Ha sido una aventura. Cada uno entiende la música a su manera pero al final nos entendemos", admite.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios