Jorge Eines traslada a la Esad las claves de sus 'Bodas de sangre'

  • El director, que presenta la obra en el Echegaray, mantuvo ayer un coloquio en la escuela

Teatro dentro del teatro. Ambiente claustrofóbico, con la censura sobrevolando. Franco que se introduce varias veces en los ensayos de la obra de Lorca. España, 1941: frío fuera y calor dentro del espacio escénico. Es la versión de Bodas de sangre que el director de escena argentino Jorge Eines presenta en el Teatro Echegaray desde ayer y hasta mañana, en tres funciones, y con la que se estrena además una nueva experiencia pedagógica en una función especial dirigida a estudiantes que se celebra en la mañana de hoy en la Escuela Superior de Arte Dramático (Esad). Ayer, Eines mantuvo un primero encuentro con los alumnos en la biblioteca de la institución y desgranó las claves de su propuesta, que introduce una clara lectura política en el popular texto lorquiano. Eines contó en el acto con los actores Jesús Noguero, Mariano Venancio y Bea Melgares.

Preguntas y respuestas sobre la palabra, el valor del ensayo como creador de sintaxis y por ende de sentido, las emociones, la relación director-actor o el papel del arte en el mundo en crisis sobrevolaron la charla de ayer, en la que Eines insistió en la función anticipatoria y liberadora de las artes y en la importancia para un director de "saber escuchar a los intérpretes" y "tener el valor de callarse en los ensayos". Eines y sus actores regresarán a la Esad para otro intercambio de ideas mañana por la mañana, una vez que los alumnos hayan podido ver la obra hoy en el Echegaray.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios