José Tomás, máxima expectación y singularidad

  • El madrileño convirtió sus únicas tres actuaciones en grandes acontecimientos

José Tomás, que arrastra a una legión de partidarios de todos los lugares y estatus, es el único torero que actualmente consigue el cartel de No hay billetes en minutos. Antes de abrir las taquillas, las empresas de Badajoz, Huelva y Nimes, sabían que habían acabado el billetaje e incluso habían logrado aumento de sus abonados. En los tres cosos salió a hombros. Paradójicamente, un torero que rehuye la prensa es de quien más se habla cuando se anuncia en un cartel y quien despierta mayor expectación. Las tres actuaciones fueron grandes acontecimientos, incluso contemplado fuera de los medios especializados. Es la grandeza de un diestro que en el ruedo ofrece no sólo valor sereno a la enésima potencia, sino también una tauromaquia singular que tiene, entre otras virtudes, la profundidad.

En Badajoz, en un cartel importante, con El Juli y Padilla, ante un lote que parecía mejor en sus manos, logró momentos estelares. En Huelva, en un mano a mano con Morante, dio una dimensión importante, con momentos en los que alcanzó una gran hondura. Y cerró su trilogía en el Coliseo romano de Nimes. Ante un público llegado de una treintena de países y los cinco continentes, lidió seis toros en una tarde en la que triunfó a lo grande y que algunos cronistas consideraron como uno de los hitos más importantes de la historia del toreo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios