Josefina Molina, la primera mujer cineasta en recibir el Goya de Honor

  • La realizadora cordobesa siente que su premio hace justicia a toda una generación de mujeres

Josefina Molina se ha convertido en la primera directora en contar con el Goya de Honor de la Academia de Cine, un premio que recibe con "un sentido de la responsabilidad muy grande" y que aprovecha para seguir luchando por la igualdad. "A una edad y con una trayectoria, es más difícil transigir", asegura. Molina (Córdoba 1936) recibió la llamada del presidente de la Academia, Enrique González Macho, cuando estaba haciendo pilates en la alfombra de su casa, cuidando una lumbalgia.

"Te entra un poco de pánico primero, luego piensas en qué te vas a poner y luego te vas tranquilizando un poco. Trabajo con la Asociación de Mujeres Cineastas por la visibilidad de las mujeres, así que no puedo escaquearme", explica.

Nominada al Goya por Esquilache, con la que compitió por el Oso de Oro en Berlín, y directora también de títulos populares como La Lola se va a los puertos, Molina fue la primera mujer que consiguió el título de dirección en la Escuela Oficial de Cinematografía de Madrid, y recibió el diploma de manos del fallecido Manuel Fraga, en aquella época ministro de Información y Turismo.

"Entonces la cultura era patrimonio de unos pocos y había que aproximar otras culturas a la mayoría de los españoles. Me planteaba hacer entre un cine de autor o elegir textos que eran importantes para la humanidad", y es por eso que, bien en cine o en televisión, acabó trabajando con "los mejores guionistas: Ibsen, Shakespeare, Lope de Vega...", apunta. Por eso, entre otros motivos, Molina, que recibirá el galardón el 19 de febrero, siente que, por encima de su trayectoria, su premio hace justicia a toda una generación de mujeres que tuvieron que abrir camino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios