Juan Goytisolo recuerda su trabajo con Bernardo Pérez en 'Vidas cruzadas'

  • El escritor y el fotógrafo participaron ayer en el ciclo de la Generación del 27

"Recuerdo que una vez estaba en Buenos Aires y me preguntaron por un escritor de grandes ventas, ya en la pregunta había una incitación a que hablara mal de él; yo les dije que gracias a escritores como él vivimos escritores como yo, sería tan de mal gusto como si un parásito criticara al animal que parasita", bromeó ayer Juan Goytisolo (Barcelona, 1931). El reciente Premio Nacional de las Letras Españolas presentó por la mañana el encuentro, dentro del ciclo Vidas cruzadas del Centro Cultural de la Generación del 27, que por la tarde tendría con el fotógrafo Bernardo Pérez, su colaborador en varios reportaje para El País en los años 80. Ya lo dijo al terminar el encuentro con los medios de comunicación: "Hay que tener humor".

Bernardo Pérez (Madrid, 1956) asumió con modestia su posición de acompañante, pese a que formó parte del equipo fundacional del diario El País donde continúa trabajando como fotógrafo, y a que sus fotografías han figurado en The Times, The New York Times, Time, Newsweek, Stern, etc. Además, tiene en su haber tres premios del concurso Foto Press. "No podía aprender nada de mi Juan porque cuando nos conocimos yo era un fotógrafo joven e inexperto, y yo estaba sobrepasado por la figura. Siempre he seguido su trabajo y para mí es uno de los grandes escritores en castellano", explicó el fotoperiodista.

El motivo de su encuentro en el ciclo Vidas cruzadas es la serie de reportajes en los que ambos trabajaron juntos en los años 80 para el suplemento de El País, "cuando publicaban cosas más serias que ahora", criticó Juan Goytisolo, siempre al quite, aunque con una sonrisa. El escritor relató algunos de sus recuerdos de aquella colaboración, siempre relacionados con el mundo musulmán que tanto ha impregnado su obra. "Él me abrió a otros mundos y estéticas, me limpió de prejuicios", reconoció Bernardo Pérez sobre aquellos días.

Pese a que en su primer encuentro, en Marrakech, lo primero que obtuvo Pérez de Goytisolo fue un sonoro "no" -al sugerirle que posara en el hotel La Mamounia-, la relación que mantienen es de "buena amistad", según el escritor, que añadió: "Me he llevado siempre bien con él, y mi historia con los fotógrafos siempre ha sido complicada".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios