Juan José Téllez invoca el poder de la sociedad civil en la gestión cultural

  • El escritor y periodista fue presentado oficialmente ayer en Málaga como nuevo coordinador de programas y actividades del Centro Andaluz de las Letras

Con los presupuestos reducidos a la mínima expresión (eso, con un poco de suerte) y con una pérdida cada vez más abultada de recursos, el sector cultural andaluz atraviesa uno de sus episodios más delicados desde la Transición, también en lo que a lo público se refiere. Al mundillo literario y editorial esta turbulencia le pilla además en plena reconversión, con nuevos formatos de lectura y sistemas de distribución que parecen llamar a la puerta con insistencia mientras a la vez se resisten a entrar. Las ventas caen de manera estrepitosa en las librerías andaluzas mientras los préstamos en bibliotecas públicas crecen hasta un 50%. Esta suerte de patas arriba requería respuestas contundentes, o cuanto menos bien fundamentadas, y por eso el nombramiento de Juan José Téllez como nuevo hombre al frente del Centro Andaluz de las Letras (CAL), del que se venía hablando desde hace días, ha sido bien recibido por autores y editores, en la medida en que deja las decisiones importantes a alguien con experiencia en todos los frentes. Téllez (Algeciras, 1958) es periodista, escritor reconocido dentro y fuera de Andalucía y además posee un amplio recorrido en todo lo relacionado con gestión cultural. Posee, por tanto, suficientes credenciales como para mirar al futuro de la institución con optimismo y con ciertas garantías.

Este nombramiento se hizo oficial ayer en la sede del CAL en Málaga y, ya en el acto, el director general de Industrias Creativas y del Libro de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, David Luque, abundó en la idea al afirmar que Téllez "presenta el perfil que necesita el CAL, con conocimiento del medio literario, reconocimiento de su figura y su trabajo dentro y fuera de Andalucía y capacidad de poner en contacto a escritores, lectores y editores con el fin de obtener frutos concretos aunque tengamos que contar con presupuestos recortados". Y Téllez fue directo al grano, sin medias tintas: "Lo importante ahora es salvar los muebles y lograr que el CAL, que es patrimonio de todos los andaluces, mantenga sus actividades como hasta ahora". Para ello invocó en varias ocasiones el poder y el protagonismo de la sociedad civil en lo que a gestión cultural se refiere; así, recordó que durante su periodo como funcionario (en los años 80, cuando vivió en primera fila el traspaso de competencias desde el Ministerio de Cultura a la Consejería autonómica), "me acostumbré a trabajar en esto cuando no disponíamos de presupuesto en absoluto; y ahora, aunque poco, lo tenemos". Téllez recordó que la clave para salir adelante en aquellos años "fue trabajar desde una noción de contracultura que nos dio el I+D suficiente para hacer todo lo que logramos después". Ahora, la palabra mágica es "sinergia". Toca arriesgar y dar voz al talento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios