Y Kirby conquistó el espacio

  • La editorial Glènat rescata en una espectacular edición la tira 'Sky Masters of the Space Force', un trabajo poco conocido del creador de Los 4 Fantásticos

Es 1957. La Guerra Fría, que debía tener el termostato averiado, seguía calentándose por momentos. El 4 de octubre de aquel año, la Unión Soviética lanzaba un envido a la grande a los Estados Unidos en forma de satélite artificial. Los rusos se colocaban el primer maillot de líder de la carrera espacial con la puesta en órbita del Sputnik, un pequeño ingenio metálico que consiguió que más de un ciudadano americano mirara al cielo con ojos temerosos, aflojándose nervioso el nudo de su corbata tras comprobar que los comunistas habían dado el primer paso para la conquista del espacio. La reacción estadounidense no se hizo esperar, y en 1958, el Explorer I, el primer satélite con la bandera de las barras y las estrellas, surcaba raudo el vacío sideral. Sin embargo, la URSS devolvería el golpe con la contundencia de un campeón de los pesados, y ese mismo año dos seres vivos de acento moscovita llegarían al espacio: uno de ellos, la perra Laika, no regresaría jamás, el otro, el cosmonauta Yuri Gagarin, volvería a pisar el suelo ruso tras convertirse en el primer ser humano que pudo contemplar la Tierra desde la escotilla de una nave espacial.

Y si en los Estados Unidos había una industria del entretenimiento capaz de captar el signo de los tiempos y reflejarlo con la velocidad del rayo, esa era la del cómic. En 1958, la agencia George Matthew Adams Syndicate contactaba con un dibujante para que ilustrara una serie de ciencia ficción que pusiera el acento en que los Estados Unidos eran muy capaces de llegar al espacio y clavar banderas en los mundos extraterrestres que hicieran falta. El dibujante en cuestión era Jack The King Kirby, y el proyecto se convirtió en la tira de prensa Sky Masters of the Space Force.

Jack Kirby (Nueva York, 1917- California, 1994) es una de las figuras clave del cómic americano. En los 60 desarrollaría junto a su socio Stan Lee la mayoría de los superhéroes de la editorial Marvel, desde Los 4 Fantásticos a La Patrulla X, pasando por Hulk o Thor. Su poderoso trazo le dio el apelativo de El Rey de los Cómics. Pero en 1958, Kirby aún no era la leyenda en la que se convertiría más tarde. Tras dar tumbos por diversas editoriales y agencias, el encargo de Sky Masters fue una bendición para un Kirby que no contaba con ingresos fijos. La publicación de una serie periódica para la prensa borraba de un plumazo sus preocupaciones. Escrita por Dave y Dick Wood, y con tintas de otro coloso del cómic, Wally Wood, Sky Masters se convirtió en una serie de gran aceptación: su innovador enfoque del género, con una meticulosa documentación y un profundo contenido político fueron del gusto de los editores de prensa (la tira llegó a publicarse en 325 diarios) y del público.

La espectacular edición de Glènat, coordinada por Ferrán Delgado, cubrirá en tres tomos todas las tiras diarias y las planchas dominicales de la serie. La meticulosidad y el amor que destila el trabajo de Delgado es algo que más de un editor debería contemplar a la hora de recuperar clásicos del cómic.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios