Lluís Llongueras:"Desgraciadamente, he sido peluquero"

  • El estilista ha presentado hoy en Málaga la exposición "Arte total"; una retrospectiva de su obra desde 1988 hasta la actualidad, que permanecerá instalada en el Palacio de Crópani hasta el próximo 30 de septiembre

Lluís Llongueras, que después de haber creado un emporio internacional en torno al estilismo está dedicado en cuerpo y alma a la que considera su gran pasión, la creación artística, ha confesado hoy que, "desgraciadamente", ha sido peluquero, algo para lo que no tenía "ninguna vocación".

"Yo no iba para peluquero", ha dicho en rueda de prensa Llongueras (1936), que ha presentado la exposición "Arte total", una retrospectiva de su obra desde 1988 hasta la actualidad que permanecerá instalada en Málaga hasta el próximo 30 de septiembre. A finales de los años 40, debido a su facilidad para el dibujo, su padre se gastó 7.500 pesetas de la época para que estudiara Bellas Artes. "En vez de cambiar cromos de futbolistas, yo compraba láminas de arte, algunas con desnudos femeninos, porque una mujer desnuda me gusta mucho más que un paisaje, aunque los peluqueros tengamos fama de lo contrario", ha añadido.

A los 14 años cometió el "error" de considerar que no tenía un estilo propio y se negó a ir a la escuela de Bellas Artes, por lo que su padre le puso a trabajar como aprendiz en distintos oficios hasta que llegó "a una peluquería de señoras, entre ocho mujeres, todas guapas", y decidió convertirse en peluquero.

Comenzó a trabajar en su propia casa, que llenó "de clientela sin ningún cartel", y fue un precursor en los desfiles de peluquería o en dar un espacio destacado en sus salones al maquillaje, después de que "en la Barcelona de los años 40, a las mujeres que se maquillaban casi se les considerara putas". "Yo no sabía cortar el pelo, pero el volumen que daba en torno a la cara de una mujer le favorecía, por un sentido innato de la estética", ha afirmado Llongueras, que sostiene con rotundidad que "no hay mujer fea, todas tienen encanto".

De su amistad con Dalí recuerda cuando éste le espetó un día que "lo que no se publica no existe", lo que le llevó a valerse de los medios de comunicación para dar a conocer sus trabajos.

Sin embargo, admite que ese perfil mediático le ha "afectado" por tópicos como el que señala que todo peluquero es homosexual, lo que en su caso "es un error", o la creencia de que sólo es peluquero, ya que "uno puede ser más cosas, porque estamos en un mundo demasiado especializado y perdemos un poco el aspecto humano".

La exposición retrospectiva que se inaugura hoy, organizada por la Fundación Málaga, recoge, en palabras del propio Llongueras, una serie de "atrevimientos totales", como es "escribir poesía sin haber estudiado literatura" o hacer pinturas y fotografías sin que nadie le haya enseñado, por lo que se califica a sí mismo como "autodidacta y solitario".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios