Lorenzo Ramos dirigirá la temporada lírica del Cervantes

  • El maestro ha sido batuta titular del Coro Nacional de España y de la Escolanía de El Escorial

El empeño en hacer crecer la temporada lírica venía siendo notorio en los años recientes desde los responsables del Teatro Cervantes, pero el último paso dado en esta dirección confirma sin lugar a dudas la existencia de un proyecto firme para que la ópera, la zarzuela y el bel canto dejen de ser rara avis en Málaga. El director de orquesta Lorenzo Ramos acaba de ser nombrado director musical de la temporada lírica del Cervantes, que pasa así a tener una entidad estructural propia después de que Francisco Rodríguez, también responsable del Festival de Teatro, se viniera haciendo cargo de la programación desde hacía algunos años. Ramos tomará las riendas de manera efectiva en el curso 2009/2010, ya que el cartel de la próxima temporada ya está cerrado. Los retos que se presentan ante el nuevo organizador no son pocos ni fáciles.

Sin embargo, experiencia no le falta a Lorenzo Ramos para garantizar el éxito. Nacido en Viena e hijo de Jesús López Cobos (director artístico del Teatro Real, muy vinculado a Málaga), ha sido batuta titular de la Escolanía del Monasterio de San Lorenzo del El Escorial y del Coro Nacional de España. Ha dirigido numerosas óperas y zarzuelas con compañías de todo el mundo y ha subido a la tarima para las principales orquestas y corales del país, como la Orquesta Sinfónica de Madrid, el Orfeón Donostiarra, la Orquesta Sinfónica de Euskadi, la Orquesta Sinfónica de Tenerife y la Orquesta y Coro de RTVE. La última vez que dirigió a la Orquesta Filarmónica de Málaga en el Teatro Cervantes fue el mes pasado, en el concierto especial con motivo del 175 aniversario del nacimiento de Eduardo Ocón. Además, ha participado en certámenes como el Art Camera de Viena, el Festival de Arte Sacro de Madrid, el Festival de Zarzuela de Canarias y el Festival de Teatro Lírico de Asturias.

Con respecto a su nuevo cargo en el Teatro Cervantes, Ramos explicó ayer que todavía "es pronto para para hablar de proyectos; he visto algunos títulos que se representan esta temporada y puedo ir haciéndome una idea, pero todavía tengo que hacerme una composición del teatro y conocer mejor su propuesta lírica antes de ponerme a su disposición". No obstante, el director apunta que planteará para el ciclo malagueño "la posibilidad de ampliar la oferta, pero desde una línea de continuidad y barriendo para casa; es decir, apostando, sobre todo, por la ópera y la zarzuela".

En cuanto a la próxima construcción del Auditorio de Música y a la manera en que éste afectará a la temporada lírica, Ramos apuntó que por el momento "pienso a corto plazo y a lo que me atañe, que es el Teatro Cervantes, porque tengo un contrato por tres años y éste va a ser el escenario en el que voy a tener que trabajar". Más allá de la aparición de nuevos espacios, el nuevo director prefiere mantener los pies en el suelo y valorar posibles ampliaciones de los programas "a partir del presupuesto de que dispongamos y de las condiciones técnicas que seamos capaces de reunir".

La situación ideal de la temporada lírica en Málaga sería, en su opinión, "aquélla que nos permitiera poner en marcha nuestras producciones propias", un intento ya pensado para esta año con un Otelo malogrado que finalmente fue sustituido por Madame Butterfly. "Desde el principio voy a insistir en la necesidad de realizar nuestros proyectos, pero sin empezar la casa por el tejado y contando con la colaboración de otros teatros". ¿Qué tal un Anillo del Nibelungo de Wagner completo, como quiere el titular de la Filarmónica, Aldo Ceccato? "¿Por qué no? Es difícil, pero no vamos a renunciar a nada".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios