Les Luthiers aterrizan en Málaga con un reciclaje de medio siglo de éxitos

  • El grupo cómico actúa hoy y mañana en el Carpena en el marco de una gira con motivo de su 50º aniversario

  • Se congratulan de la buena acogida del público a los cambios de caras

Los seis integrantes de Les Luthiers con la concejala de Eventos, Elisa Pérez de Siles; y la de Cultura, Gemma del Corral. Los seis integrantes de Les Luthiers con la concejala de Eventos, Elisa Pérez de Siles; y la de Cultura, Gemma del Corral.

Los seis integrantes de Les Luthiers con la concejala de Eventos, Elisa Pérez de Siles; y la de Cultura, Gemma del Corral. / m.h.

Las buenas obras nunca pasan de moda. Y cumplido ya el medio siglo de trayectoria, Les Luthiers tiene donde elegir, y bien. Hoy y mañana, el grupo argentino hace una selección de sus mejores obras compiladas en una para el público malagueño, en la que no faltan tres de los elementos reconocibles que han acompañado durante 50 años al exitoso sexteto: el humor, la música y una carga de crítica social. El espectáculo, ¡Chist!, tiene como hilo conductor a la obra de los 90 La Comisión, en la que la desidia moral de los políticos llega a límites insospechados: "Trata de unos políticos corruptos, que piden a un grupo de cumbia que cambien el himno nacional por determinados intereses", expresó ayer Horacio Turano, uno de los tres miembros de reciente ingreso en el grupo, este en sustitución del carismático Daniel Rabinovich, que falleció en agosto de 2015.

El sexteto, a su llegada a la capital de la Costa del Sol, coincidió en opinar que ¡Chist! es una obra que suele encajar bien "en el mundo de habla hispana" por su crítica a la podredumbre de la corrupción, como vocalizó Turano. Aunque, como indicó Marcos Mundstock, siempre sin señalar a nadie en particular: "Uno de los secretos de nuestra permanencia durante tantos años es que nunca mencionamos nombre y apellidos sino que usamos prototipos. Esta es una obra que se estrenó en 1996 y que se sigue haciendo exactamente igual, creo que porque no nos inspiramos en nadie sino en la esencia de todos".

Es la novena vez que el grupo visita Málaga, con una obra que tiene como trama la corrupción

Se trata de la novena visita del grupo a Málaga, en la que será la despedida de la gira de ¡Chist! en la península, que acabará definitivamente a finales de mes en Tenerife, tras tres años de gira por Latinoamérica y España. La primera visita de Les Luthiers a la capital costasoleña fue en 1988, en la que fue la primera ocasión que el grupo actuó en una ciudad distinta a Madrid y Barcelona: "[La de 1988] fue una visita especial, porque apenas conocíamos el país más allá de las dos grandes ciudades, venir a Málaga fue el añadido pero fueron unos días únicos porque estrenamos nuestros espectáculos en España de esa época aquí", relató Jorge Maronna.

Les Luthiers han sido siempre grandes admiradores de España, y la consideran "un país maravilloso, que ha cambiado y florecido en todos estos años", elogió Mundstock. La primera visita al país fue en 1974, antes del fallecimiento de Franco. Carlos López Puccio, uno de los tres miembros fundacionales que quedan en el grupo, recordó que "en esa primera gira vinieron muy pocos a vernos, pero nos sirvió para ir conociendo a la sociedad española". El humorista recordó que el grupo tuvo que presentar el guion antes de actuar e incluso "hubo una instancia de censura".

El sexteto actúa hoy por tercera vez en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, en lugar de en el Teatro Cervantes, donde lo hacían en sus primeras visitas. "No es algo que nos intimide, estamos medio acostumbrados a los estadios en otros países", dijo Martín O'Connor, que también entró a formar parte del elenco tras el fallecimiento de Rabinovich. La diferencia fundamental entre un teatro y un estadio llega en el ritmo de la actuación: "En el Cervantes hay una intimidad que no se puede conseguir en un estadio, tenemos que jugar con los tiempos en función del lugar que actuamos", explicó Mundstock, a lo que Turano añadió que "en los estadios hay pantallas y van con retardo, son situaciones a las que solemos estar atentos".

El miembro más reciente de Les Luthiers, Tomás Mayer-Wolf, no ocultó su "honor por entrar en semejante institución" como es el grupo. Accedió tras la marcha de Carlos Núñez Cortés, que se retiró de los escenarios con 75 años en septiembre del año pasado. "El grupo está en fase de renovación [con la entrada de nuevas caras] y la acogida del público está siendo muy buena, lo que nos da la confianza de seguir adelante", indicó. Durante las dos horas previstas de show en el Carpena se verán piezas míticas extraídas de los espectáculos Mastropiero que Nunca, Bromato de Armonio, Viegésimo Aniversario, Unen Canto con Humor y Por Humor al Arte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios