De Madrid al Cielo en el Día Mundial del Teatro

  • La tradicional imposición de la bufanda blanca a la estatua de Ramón María del Valle-Inclán y la segunda Noche de los Teatros, que presentó 105 actividades en 71 espacios, fueron las grandes celebraciones de la efeméride en la capital

Las calles de Madrid acogieron ayer por segundo año consecutivo La Noche de los Teatros, un tributo a la creación, la producción y la exhibición escénica con el que se conmemora el Día Mundial del teatro y con el que se pretende acercar las artes escénicas a los ciudadanos. La Noche de los Teatros alzó su telón a las 17:00 en la Real Escuela Superior de Arte Dramático, en la que el dramaturgo Juan Mayorga, que el pasado mes de noviembre recibió el Premio Nacional de Teatro, fue el encargado de leer el pregón inaugural. "Esta noche Madrid es la ciudad más peligrosa del mundo, es la ciudad del miedo, porque esta noche todo puede cambiar gracias al teatro. Y ésta es la herida que provoca el teatro, por eso, si no hay miedo, no hay teatro", dijo Mayorga en su pregón, en el que además añadió que esta noche "se dan por buenas las mentiras, así que es una buena noche para buscar amor. Lo único que hoy se prohíbe es vestir de amarillo".

Tras el pregón de Mayorga, el actor Juan Manuel Cifuentes, antiguo alumno de la escuela, subió al escenario para interpretar Homenaje a los cómicos, a los actores, un texto de Pedro Villora que recibió una gran ovación de parte de los alumnos del centro. Con este acto comenzó el gran espectáculo de La Noche de los Teatros, en el que este año participaron más de 200 actores en las 105 actividades que se desarrollaron en 71 espacios.

Y es que además de los 44 teatros que se han sumado a la iniciativa, y que ofrecerán a los espectadores descuentos en el precio de sus entradas, en esta edición se han sumado nuevos espacios como el Museo de Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Caixaforum y el Metro de Madrid. Pero el teatro también se quiso sacar al aire libre y varias plazas de la capital se convirtieron por una noche en escenarios de propuestas artísticas destinadas al público más joven, como el Templo de Debod, que este año decidió acoger un espectáculo de hip-hop y breakdance. También se sumó a la iniciativa la Plaza Dalí, que desde las cinco de la tarde se transformó en un espacio dedicado a los niños, con pasacalles, títeres y un concierto en el que interpretaron canciones infantiles que entusiasmó casi más a los padres y abuelos que a los propios niños.

Antes, por la mañana, se impuso la bufanda blanca a la estatua de Ramón María del Valle-Inclán que hay en el madrileño Paseo de Recoletos para festejar el Día Mundíal del Teatro, en un acto íntimo al que han asistido un centenar de personas. Durante el acto también se entregó el Alfiler de la bufanda 2008 a la actriz Julia Gutiérrez Caba -que no pudo asistir al acto-, al estudioso y ensayista Paulino García de Andrés y a los gestores teatrales Encarna Quiles Alcolea y Ricardo Beléndez, y a modo de sorpresa y a título póstumo, al desaparecido actor, dramaturgo y cineasta Fernando Fernán-Gómez. También se anunció que el próximo año lo recibirán el Ayuntamiento de Madrid, el dramaturgo Salvador Enríquez y la empresa Coca Cola.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios