Málaga dedica una plaza al torero rondeño Antonio Ordóñez

  • El alcalde definió la ceremonia como una deuda que la ciudad tenía y tiene con el maestro

La ciudad de Málaga dedicó ayer una plaza al torero rondeño Antonio Ordóñez, fallecido en 1998, situada junto a la Plaza de Toros de la Malagueta, en el Paseo de Reding.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que descubrió la placa en un acto conmemorativo, definió la ceremonia como "una deuda que la ciudad tenía y tiene con el maestro Antonio Ordóñez", compromiso que fue correspondido "en parte" desde la Diputación de Málaga, que nombró hijo predilecto al torero, y con el museo que lleva su nombre y que está ubicado en la misma plaza de toros. De la Torre declaró que desde los años 40 "no ha habido un torero como Antonio Ordóñez", quien, según apuntó, "llenó un espacio muy grande de la historia de los toros en España".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios