Marbella ya puede mostrar el legado de su pasado más remoto

  • Ayer quedó inaugurada la primera Sala Arqueológica, en el Centro Cultural Cortijo Miraflores, que exhibe 150 piezas de un total de 217 recuperadas

Marbella comienza a reconciliarse y a fomentar su patrimonio histórico, que es rico y variado. Ayer se abrió la primera Sala Arqueológica de la localidad, que se ubica en el Centro Cultural Cortijo Miraflores. En ella, se hace un recorrido por la historia de Marbella, que comenzó allá por el Paleolítico, a través de unas 150 piezas arqueológicas

"Contamos con un legado extraordinario que ya se puede conocer a través de estas piezas y de los yacimientos arqueológicos como la Villa Romana de Río Verde, las Termas Romanas de Guadalmina y Basílica Paleocristina Vega del Mar", señaló la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

Desde el Ayuntamiento "queremos con esta iniciativa ayudar a divulgar la riquísima historia de Marbella y, en este sentido, nos hemos empeñado estos años, realizando un trabajo diario de recuperación y divulgación", ha apuntado la regidora.

"Con esta sala reforzamos el Cortijo Miraflores como un centro cultural de referencia al que también se suma el archivo histórico de la ciudad, la actividad literaria y la puesta en marcha del Molino, que suponen más atractivos tanto para los vecinos del municipio como para los que nos visitan", subrayó la primera edil, quien estuvo acompañada por la concejal de Cultura, Carmen Díaz, y el encargado de realizar la catalogación, Calixto Rodríguez.

Por su parte, la concejal de Cultura, Carmen Díaz, recalcó la importancia de contar en Marbella con una sala en la que "podemos leer la historia de nuestra ciudad" e invitó a los vecinos y a los turistas a disfrutar y a conocer sobre el pasado del municipio. "Hacer presente la riqueza histórica y artística de nuestra localidad supone un enriquecimiento tanto de nuestra ciudad como de nosotros mismos como ciudadanos".

Carlos Posac, arqueólogo que junto con el que fuera cronista oficial de Marbella, Fernando Alcalá, fueron los artífices del descubrimiento de la Villa Romana de Río Verde, fue el invitado de honor. Aprovechó para recordar cómo fue el descubrimiento de esa villa, que conserva el mosaico culinario más antiguo del mundo.

El trabajo realizado por parte de Rodríguez, responsable de la muestra, ha permitido la recuperación de 217 piezas, algunas de ellas donadas, de las que se ha realizado una selección de 152 que se exponen desde hoy en la Sala de Arqueología. La muestra también consta de tres maquetas de la Villa Romana de Río Verde, de las Termas Romanas y de la Basílica Paleocristiana Vega del Mar.

Desde el Paleolítico, por estas costas han pasado fenicios, romanos, visigodos, árabes y cristianos, con importantes restos legados que, pese a estar localizados, no han podido ser investigados convenientemente.

De hecho, desde la Asociación Cultural para la Defensa del Patrimonio Cilniana recuerdan varios puntos en la localidad que no han sido estudiados: Vega del Colorado, con restos fenicios; Río Real, donde también hay restos fenicios que están protegidos; el Castillo o Alcazaba, donde en unas recientes obras se descubrieron restos romanos (que fueron la prueba de que el núcleo de Marbella estuvo poblado por los descendientes de Rómulo y Remo), y un largo etcétera que permanece aún por descubrir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios