María Hernández debuta en la narrativa con la obra 'Vida tinta'

  • La autora canaria reúne 43 relatos en los que trata temas sobre la absurda realidad

Su antigua faceta de periodista y su inagotable sed de lectura crearon el caldo de cultivo perfecto para que María Hernández (Las Palmas de Gran Canaria, 1970), que estuvo afincada en Córdoba y Málaga durante varios años, configurara una serie de relatos que acabaron reunidos en Vida tinta, editado por la firma andaluza Almuzara, que ayer fue presentado en la malagueña librería Proteo.

Vida tinta compila 43 cuentos que, según su autora, hablan de "cosas chicas de gente chica", en los que intenta reproducir la máxima normalidad, tanto de las historias como del lenguaje común, el que se oye en la calle. Se trata de un retrato tan incisivo como risueño del universo cotidiano.

Aunque los cuentos que conforman Vida tinta son independientes, María Hernández reconoció que existen líneas temáticas comunes como "los amores que salen mal, los descubrimientos que tienen lugar durante la infancia y la adolescencia o la vida precaria que tienen que soportar algunos jóvenes", resume, a la vez que matiza que muchos de ellos surgieron de situaciones absurdas o incomprensibles que son percibidas en la sociedad actual como normales pero que llegan a tener un transfondo irónico. "En el fondo me divierte mucho inventarme personajes o historias, algo que no podía hacer como periodista y que aprovecho como escritora".

Aunque muy contenta con esta primera experiencia narrativa, la escritora se niega a que estos relatos -que en ningún caso son considerados por ella un género menor- sean el salto hacia la creación novelística.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios